Caminar es mejor que llegar

Aunque a veces el camino sea duro, tenebroso, incierto, no hay nada más placentero y gratificante que seguir caminando, pues la riqueza de todo camino reside ahí, en el día a día, paso a paso, puede que jamás lleguemos al final, o puede que si llegamos, nos encontremos que no hay nada de lo que esperábamos, sin embargo siempre nos quedarán esas pisadas, a veces firmes y otras asustadas, aquello que si hemos podido vivir y experimentar a diario y que forma parte del camino para llegar a nuestros sueños, a nosotros mismos.

Hazte seguidor

Seguidores de mi blog en Google +

A MIS SEGUIDORES

Mis queridos seguidores, apenas hace unos meses empezaba este camino en solitario con la llama de la ilusión encendida, una llama ansiosa por gritar, por mantenerse, por iluminar de algún modo el camino de esa gente que aunque no conocía sabía que estaban ahí.
Un camino duro si lo ves como una meta para saltar a la luz literaria, pero si lo sientes como una vía de escape necesaria en tu día a día, que te hace evadirte de estrés siendo tu misma, es muy pero que muy gratificante, ya que la mayoría de la gente que se esconden tras esos avatares son increíbles personas.
Hoy quiero daros las gracias desde el corazón a todos y cada uno de mis seguidores, empezando por Marilyn a la cual tengo especial cariño, ella fue la primera en visitar mi espacio y en traerme esa sensación de que lo que escribes llega de algún modo, gusta, y que algunas veces esas vivencias que plasmo, son compartidas, mucho más de lo que imagino cuando escribo.
Gracias a todos esos que llegaron después y a los que aún no han llegado pero que están en camino.
Gracias a todos esos que me siguen en el anonimato y disfrutan no solo con seguir mi blog, sino con seguir mi vida y para los cuales se que soy y me siento importante.
Gracias a todos los que me comentan aunque no me sigan, a los que me siguen sin comentarme.
Jamás pensé llegar al impensable numero de 100 seguidores, no auguraba ni llegar a 20, sé que muchos de vosotros sabéis como me siento porque tenéis muchos más que yo, mi satisfacción no es por el número, sino porque detrás de de ese número estáis vosotros esperando lo que tengo que decir, viviendo lo que yo vivo, intentando comprenderme y conociéndome a través de mis palabras, lo más importante de todo, es que la mayoría de vosotros vais en la misma dirección que yo y valoráis ese cariño, esos detalles, esa constancia, esa necesidad y esa ilusión.

Así pues mi regalo de hoy para cada uno de vosotros es una pequeña vela que vosotros habéis ido encendiendo estos meses y habéis colocado en mi camino, una vela que mantenéis y que cada día sigue iluminando mis letras, mis pensamientos, esa ilusión que se acrecienta. GRACIAS A TODOS POR ENCENDER ESA LUZ EN MI CAMINO.

Algunos habéis llegado hasta aquí por casualidad, a otros os ha traído algún seguidor mio, otros os habéis sentido atraídos por mis palabras ya que yo os encontré primero.....pero eso da igual, lo importante es que estáis aquí, y me siento un poco en deuda con vosotros, por lo tanto en cuanto termine mi novela os contaré como llegué yo hasta vosotros, no quiero meter ninguna entrada entre medias.



Sé el primero de tus amigos

13 marzo, 2013

Cuaderno de abordo, en torno al mar (Capítulo IX)


La orilla estaba cubierta por restos del presente, un presente que había parecido detenerse en el sueño de aquella Grumete encallada en su destino.
La tormenta no solo había devastado la costa, sino el día a día que el Capitán y la grumete compartían hasta el momento.
Los primeros rayos del sol de la mañana, agudizaban el marco sombrío que acariciaba la marea, mientras la luz de aquel faro esperanzador, se había extinguido en la luz del nuevo día que acababa de comenzar.
Una ola certera con más fuerza que las demás, sacó a la muchacha  de aquel sueño perdido.
Al abrir los ojos a la realidad la angustia por el paradero del Capitán seguía invadiendo sus sentidos.
Observó el lugar y la costa impactada por los efectos devastadores de la tormenta, buscó desesperadamente la luz de aquel faro de nuevo, pero no la halló.
Fue entonces cuando miró el horizonte del mar y mantuvo un dialogo interior con la profundidad de sus pensamientos tan nítidos como el agua del mar, y en ese instante supo que el Capitán no estaba allí, algo le decía que había corrido la misma suerte que ella.

Aunque le daba miedo, pensaba que el verdadero secreto del mundo, de la vida, es que todas las cosas subsisten y no mueren, tan solo se retiran, desaparecen de nuestra vista para regresar más tarde en otra forma.
¡Quizás nada muere Capitán! – gritó en silencio a su soledad.
Tal vez el alma del Capitán había naufragado para navegar en un barco de la vida nuevo – pensaba en solitario.

Sin embargo ella sabía que volvería a verle, en aquella isla o en otra, en aquel viaje de vida o en algún viaje eterno, pero sabía que volvería a encontrarle.

Estaba situada en su presente, quizás era una de las pocas veces que lo había logrado. Sabía que si no vivimos el presente al máximo, en un abrir y cerrar de ojos se nos habrá ido. La vida lo engulle a cada momento como el agua del mar engulló aquel barco.
Habremos perdido sus sensaciones, su exquisitez, su belleza, su esplendor, sentiremos que ha transcurrido a toda velocidad, sin oportunidad de ver las mismas costas, de oler la misma brisa, de escuchar las mismas olas, ni perdernos en el mismo horizonte.

Hay cosas que se pueden perder en un naufragio y que no son importantes, más bien, nos han sido útiles mientras navegábamos, pero ahora podemos pasar sin ellas. Pero hay cosas importantes y que no perdemos aunque nos vallamos al carajo, de una manera u otra su Capitán no iba a salir de su vida.

Se levantó y comenzó a caminar, en la costa encontró una botella envuelta entre arena y algas que no dejaba ver su color, tan solo un tapón de corcho asomaba tímidamente, como gritando desesperado, la grumete no se lo pensó un momento, flexionó sus rodillas y la cogió quitando suavemente toda la arena que impedían verla claramente, se parecía mucho a la que el Capitán tiró aquel día en el barco, suceso que la intrigó tanto, que se atrevió a quitarle el corcho, y efectivamente, dentro había un trozo de papel con la esperanza de ser leído, lo sacó y respiro profundamente antes de recibir el mensaje que alguien dejó en manos del mar para que lo entregase.

“Cuando te sientas perdido y no tengas mapa, ni brújula, confía en las estrellas, ellas te guiaran”

La grumete miró ese cielo azul sabiendo que esas estrellas a las que el mensaje se referían, estaban ahí, esperando la noche para hacerse vistas, y eso la tranquilizaba.

Mientras seguía caminando, encontró un remo comido por el agua y el sol, miró dentro de sí encontrándose de frente con su corazón, un remo deteriorado con el naufragio pero capaz de avanzar con fuerza y determinación.

El sol apretaba sin compasión, la sed y el hambre se hacían de notar en el cuerpo de aquella muchacha, agotada de andar en aquella playa que parecía no tener fin, se sentó mirando de nuevo al mar, al cual no reprochaba nada, pero al que pedía respuestas que esperaba en un futuro no muy lejano.

Se confirmaba a sí misma, que todo lo que ocurre tiene un porqué, un antes y un después, aquel cansancio no había sido casual, sino necesario.
Junto a ella, estaba el cuaderno de a bordo del Capitán, había sobrevivido al naufragio, con sus hojas mojadas, ansioso por ser descubierto.

Una vez más, la grumete abrió aquel cuaderno, era una forma de reencontrarse con el Capitán, (no importa el tiempo y la distancia si nuestro corazón permanece intacto), ojeó dos páginas y pasándolas muy cuidadosamente para que no que rompiesen por la humedad, intentó leer entre la tinta borrosa, un poema de su Capitán.

27 comentarios:

  1. La narración me resulta de muy buen gusto, amiga, muy amena.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José, disculpa este tiempo de ausencia pero no pude dedicar el tiempo que necesitaba a esto que me gusta.
      Besos por seguir ahi

      Eliminar
  2. A ver si aparece el poema en el próximo capítulo, será interesante saber esa parte sensible del capitán... ¿no?
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparecera ese poema muy pronto mi querida Sara, será interesante descubrirlo y saber que sigues cerca de mis palabras.
      Besos por tu fidelidad y cariño

      Eliminar
  3. Me gustaría saber como es el poema del capitán. Enhorabuena por tu narraciòn.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que conocerás ese poema, os lo debo a todos mis fieles seguidores.
      Gracias por seguir ahí

      Eliminar
  4. Que bien escribes!! Haces que el lector se compenetre con la narración. Te felicito. Quedo a la espera del próximo capitulo.


    un abraxo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que gusto leer tus comentarios querida Marilyn, haces que mis ganas de escribir realcen mi autoestima.Pronto tendrás próximo capítulo.

      Eliminar
  5. HOLA AMPARO:
    ME GUSTA ESA MANERA DE SENTIR TUYA Y LA MANERA TAN ARMONIOSA COMO LA COMUNICAS AL MUNDO.
    ESPERO EL DESENLACE DE ESTA LINDA HISTORIA,

    RECIBE UN ABRAZO DE TU AMIGA, EVA MARGARITA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva gracias por seguir al otro lado de mis letras, yo también espero el desenlace de esta historia, es necesario para que las aguas vuelvan a su cauce.
      Abrazos amiga

      Eliminar
  6. Invitación - español
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose por pasar y quedarte, es un placer tenerte entre mis letras, pasare por tu espacio.

      Eliminar
  7. Y como será ese poema??? tomántico hablando del sol, la luna y las estrellas... ainsssss seguiré esperando a ver si el Capi aparece besos preciosa :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy Patty, tan soñadora y romantica como siempre, veremos que esconde ese poema, y que tanto tiene que ver en la vida del Capitán.
      Besos fuertes

      Eliminar
  8. Puse tomántico .....jajajajajaj suspiro y todo ;)

    ResponderEliminar
  9. Es un relato con mucha potencialidad, creo sinceramente que tiene muchas posibilidades.
    No obstante, hay ciertas cosas que, desde mi ignorancia y solamente desde el punto de vista de un lector, me gustaría comentarte.
    Pero antes, te ruego que me digas si prefieras que haga esta crítica (que pretende ser constructiva) mediante un correo personal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Ibso, y por ese punto de vista que ya recibi y conteste, como siempre es bueno saber lo malo para mejorar y lo bueno para continuar, siempre agradecida a tu tiempo, tus letras y tu presencia entre mis pensamientos.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Y nos llevas de la mano mar adentro...
    Este viaje tiene su encanto, sus episodios y sus letras que saben decir lo que sienten.

    Muy hermoso leerte querida Amparo.
    Abracitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Genesis, os llevo de la mano mar adentro, adentro de mis pensamientos en este mar de letras que nos une cada día más.
      Gracias por seguir ahí, abrazos.

      Eliminar
  11. Y, y, y, y?
    nooooooooo
    otra vez me quitas el plato a punto de probar bocado? =)
    eso no se hace =(
    ok, volveré por mas... como dijo una vez Amparo...
    -te dejo la intriga para asegurarme que vuelvas! =)

    Te deseo una linda semana
    un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  12. Te sigo me agrada lo que escribis

    un beso enorme carmen y te sigo

    ResponderEliminar
  13. Muchísimas gracias Amparo por enseñarnos tu buen hacer en las letras. Me encanta cómo narras las cosas, y como acercas al lector y lo enganchas.
    Besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  14. Capítulo intenso: un naufragio, una grumete salvada (Gracias a Dios), un cuaderno de poemas en tu recuerdo, pero... y el capitán...? que sucede con el Capitán, Amparo querida...?, tal vez ha pasado lo peor...?, volverá a tu novela el Capitán...?, o tal vez ha quedado sepultado en el mar...?. Amparo por favor, devela esa terrible incógnita muchacha. Dios te bendiga y te de el tiempo de escribir, aunque sólo sea un capítulo más... Que así sea querida amiga. Besos verdes para ti...!!!

    Federico

    ResponderEliminar
  15. Esa sensación que no la pierda, seguro lo vuelve a ver, es muy intensa la forma que tienes de relatar Amparo, siempre es un placer visitarte

    Besos linda

    ResponderEliminar
  16. Se te extraña linda, espero te encuentres bien

    mis besos, te cuidas

    ResponderEliminar
  17. Querida Amparo: Deseo que te encuentres muy bien y que tu ausencia sea solo por falta de tiempo. Te espero con un abrazo enorme cuando desees retomar tu blog o visitarme. Se te echa mucho de menos!!!
    Muchos anises y besos.

    ResponderEliminar

Saca el escritor que llevas dentro

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...