Caminar es mejor que llegar

Aunque a veces el camino sea duro, tenebroso, incierto, no hay nada más placentero y gratificante que seguir caminando, pues la riqueza de todo camino reside ahí, en el día a día, paso a paso, puede que jamás lleguemos al final, o puede que si llegamos, nos encontremos que no hay nada de lo que esperábamos, sin embargo siempre nos quedarán esas pisadas, a veces firmes y otras asustadas, aquello que si hemos podido vivir y experimentar a diario y que forma parte del camino para llegar a nuestros sueños, a nosotros mismos.

Hazte seguidor

Seguidores de mi blog en Google +

A MIS SEGUIDORES

Mis queridos seguidores, apenas hace unos meses empezaba este camino en solitario con la llama de la ilusión encendida, una llama ansiosa por gritar, por mantenerse, por iluminar de algún modo el camino de esa gente que aunque no conocía sabía que estaban ahí.
Un camino duro si lo ves como una meta para saltar a la luz literaria, pero si lo sientes como una vía de escape necesaria en tu día a día, que te hace evadirte de estrés siendo tu misma, es muy pero que muy gratificante, ya que la mayoría de la gente que se esconden tras esos avatares son increíbles personas.
Hoy quiero daros las gracias desde el corazón a todos y cada uno de mis seguidores, empezando por Marilyn a la cual tengo especial cariño, ella fue la primera en visitar mi espacio y en traerme esa sensación de que lo que escribes llega de algún modo, gusta, y que algunas veces esas vivencias que plasmo, son compartidas, mucho más de lo que imagino cuando escribo.
Gracias a todos esos que llegaron después y a los que aún no han llegado pero que están en camino.
Gracias a todos esos que me siguen en el anonimato y disfrutan no solo con seguir mi blog, sino con seguir mi vida y para los cuales se que soy y me siento importante.
Gracias a todos los que me comentan aunque no me sigan, a los que me siguen sin comentarme.
Jamás pensé llegar al impensable numero de 100 seguidores, no auguraba ni llegar a 20, sé que muchos de vosotros sabéis como me siento porque tenéis muchos más que yo, mi satisfacción no es por el número, sino porque detrás de de ese número estáis vosotros esperando lo que tengo que decir, viviendo lo que yo vivo, intentando comprenderme y conociéndome a través de mis palabras, lo más importante de todo, es que la mayoría de vosotros vais en la misma dirección que yo y valoráis ese cariño, esos detalles, esa constancia, esa necesidad y esa ilusión.

Así pues mi regalo de hoy para cada uno de vosotros es una pequeña vela que vosotros habéis ido encendiendo estos meses y habéis colocado en mi camino, una vela que mantenéis y que cada día sigue iluminando mis letras, mis pensamientos, esa ilusión que se acrecienta. GRACIAS A TODOS POR ENCENDER ESA LUZ EN MI CAMINO.

Algunos habéis llegado hasta aquí por casualidad, a otros os ha traído algún seguidor mio, otros os habéis sentido atraídos por mis palabras ya que yo os encontré primero.....pero eso da igual, lo importante es que estáis aquí, y me siento un poco en deuda con vosotros, por lo tanto en cuanto termine mi novela os contaré como llegué yo hasta vosotros, no quiero meter ninguna entrada entre medias.



Sé el primero de tus amigos

21 febrero, 2013

Cuaderno de abordo, en torno al mar (Capítulo VIII)


Pasaron pocos minutos para que el cielo tomara un calor negruzco que engullía a la luna que nos había vigilado, mientras mi Capitán retrocedía en el tiempo a mi lado.
El viento formaba olas que no hacían pasar al presente indiferente. Ahora la embarcación no las acariciaba, sino que se estrellaba contra ellas.
Mientras la taza de aquel café temblaba vacía sobre aquel plato, miles de gotas de agua buscaban cobijo en nuestra ropa y cabello.
Mi Capitán intuía que el temporal empeoraría, cogió el cuaderno de abordo que había atesorado durante tantos años y donde todo aquello que me había contado, estaba plasmado como anticipo de lo que aún me quedaba por conocer de su vida.
Cuando el Capitán se disponía a coger el timón, un vaivén en el presente tiró la taza al suelo rompiéndola en mil pedazos.
La lluvia se acentuaba, haciéndose la protagonista del momento, cada vez con más intensidad.
El mar estaba oscuro, enfurecido, nosotros éramos su punto de mira.

El viento caía con gran furia en el mar envistiendo las olas hasta ahuecarlas, silbaba en los cóncavos cilindros que salían de ellas y esparcían su espuma al morir.
Había desaparecido el horizonte, el cielo y la tierra era una nube espesa blanquecina. Todo agua y todo bruma.

Vi la cara de mi Capitán y me alarmé al leer su mirada, solo entonces supe que no todos los viajes tienen final, y aunque nosotros necesitábamos un final para el nuestro, cabía la posibilidad de no encontrarlo.
Era como si su mirada se despidiese de mí, sin palabras, con infinitos silencios que llenaban su interior.
Quizás sentía impotencia por no haber sacado aquello que en él estaba naciendo.
Tal vez miedo a perder lo que había encontrado al lado de su Grumete.
Quizás, gratitud a la vida por lo corto e intenso del viaje.
Fantasías que pintaría con el color de la realidad una vez pasada la tormenta.
En realidad, nadie puede saber lo que inundaba la mente del Capitán en aquel momento, sin embargo, la Grumete solo sentía una cosa al cruzar su mirada con la de él. Quería acompañarle ahora y siempre.

Aquel hombre había llegado a su vida sin previo aviso, sin embargo, sabía que le necesitaba.
Una necesidad mutua que albergaban con el nombre de amistad y que a la Grumete la empujaba a combatir cualquier tormenta por más grande que pareciese, solo por caminar a su lado, sin tiempo, sin puerto al que aferrarse, sin rumbo, sin temporal, solamente con la brújula de su corazón, marcando las coordenadas de un futuro tan incierto como placentero y gratificante.

Otra ola envistió al presente, cortando el hilo imaginario que unían sus miradas, en cuestión de segundos, el agua comenzaba a caer fuerte, punzante, espesa, torrencial. El mar se había apoderado de sus vidas y de su presente.
Dos rayos rajaron el corazón del mar, mientras el cielo rugía, parecía una disputa entre la fuerza de la Naturaleza.

El barco no pudo vencer la bravura del mar y en medio de la noche fue engullido por aquella gran masa de agua salada.
Como si el mar quisiera terminar aquel viaje que el Capitán había realizado años atrás y al que él no se atrevía a poner punto y final.
El presente se perdió en el horizonte del mismo modo que se perdió aquel buque con Rosita, en silencio pero gritando la verdad del Capitán en voz bajita.

¿Cuantas veces nos hemos dejado arrastrar por la marea, cansados de nadar a contra corriente, de luchar contra temporales que nos ha ganado la batalla antes de comenzar?
Esta parecía ser una de ellas.


La Grumete salió a la superficie tras varios minutos sumergida, después de sentir el agua helada, miró alrededor de la oscuridad que la envolvía tanto por fuera, como interiormente, llamó desesperadamente a su Capitán, pero desafortunadamente, ni rastro de él. Tras varias horas manteniéndose a flote, enredada entre restos del presente, no soportaba más el frió del agua.
La sensación de hipotermia estaba a punto de inmovilizarla.
Volvió a mirar de nuevo alrededor y vio un punto lejano a modo de luz esperanzadora, un presentimiento la llevo a nadar con las pocas fuerzas que le quedaban hasta aquella luz minúscula en medio de la gran oscuridad.
Al acercarse vio que era un faro, indicándole el camino, una salida al frío irresistible, aunque la tormenta ya había huido, no se sentía capaz de llegar a esa luz.
El mar quedo más calmado, la empujó con sus olas cariñosas hasta la orilla, allí vio como el único punto de  luz que había encontrado en aquel faro, se apagaba tímidamente mientras sus ojos se cerraban. Se había quedado dormida por el cansancio.

Mientras tanto la vida continuaba su marcha en el tiempo, da igual donde nos hallemos, como nos encontremos, con quien la vivamos, a donde vayamos, la vida siempre continua hacia delante, con nosotros o sin nosotros.

33 comentarios:

  1. La vida continúa, siempre, tienes razón Amparo, con o sin nosotros, pero niña, que intensidad pones al escribir, la misma que recibo de tus letras.

    Besos linda, me agrada tu regreso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de nuevo Ame, en efecto continua y debemos de continuar con ella, pase lo que pase. Ese es mi cometido que mis lectores puedan sentir lo que yo siento, me alegra que te haya llegado.
      Besos amiga!!!

      Eliminar
  2. comcordo com vc nos todos noz somos escritores pois somos uma historia ,mas nem todos tem o dom ,e quem tem ,alguns e reconhecido ,outros fica escondido ,e o meu caso sou poeta letrista ,ou uma rosa no jardim perdida ,parabems a vc nt.10

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria, en verdad no son palabras, cada uno somos escritores de nuestra propia vida, solo hace falta agarrar el día a día con fuerza y dejar que nuestro corazón se deje llevar.
      Bienvenida a mi espacio, poetisa!!!

      Eliminar
  3. Querida Amparo: La verdad es que metes miedo con tu novela, doy fe que aún a sesenta años de aquel histórico viaje a España, que fue realmente verídico, y del que estais haciendo una asombrosa pero cálida versión, aún yo, tu capitan en la ficción extraordinaria que escribes, yo, repito: estoy vivo. me alegras sin duda estarlo, a pesar de los achaques de la edad. A si que espero que mi grumete y amiga no se duerma y logre reencontrase con su capitán en medio del mar que parece abrazarnos.

    Gracias por tu novela, gracias por tu simpatía y sobretodo con tu gratísima amistad.

    Besos del color del mar, muchacha...!

    Federico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Federico, la tormenta nos ha jugado una mala pasada, a veces parece que tenemos toda una vida por delante y zass, todo cambia cuando menos lo esperamos, por eso hay que disfrutar el día a día, el presente, todo es incierto excepto lo que nos mueve por dentro, lo que sentimos y lo que somos.
      Me alegro de estar en tu vida y compartir contigo esta novela que son parte de tus pasos, sabes que estaré contigo siempre aunque sea en un naufragio.
      Espero encontrarte pronto Capitán, sin ti nada será lo mismo.

      Eliminar
  4. Hermoso como los anteriores capítulos aunque después de la borrasca , no sé porque me parece que puede acabar el relato , aunque puedes sorprendernos todavía con la vida en ese faro.
    Me gusta tu estilo , me gusta el argumento ,me...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido André, gracias por estar aquí y acompañarme en este naufragio, tiene pinta de acabar aunque habrá que esperar que se esconde detrás de esa luz esperanzadora.
      A mi me gusta mucho tu presencia y tu amistad.
      Besos

      Eliminar
  5. Que fuerte es esta entrega, la bravura del mar y la vida.
    Todo continua, es cierto, pero veremos como después de naufragar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cecy, la vida en sí tiene mucha fuerza, y la Naturaleza es el mayor ejemplo vivo de ello.
      El partido no termina hasta que no termina.jajja
      Un abrazo enorme

      Eliminar
  6. Un relato estupendo de la tormenta
    Interesantes analogías
    Al leer el comentario de Federico de Luque me quedo con la esperanza que el capitán sobreviva
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo querida amiga, bueno no se si lo sabes, pero Federico de Luque es mi Capitán, si el se propone encontrarme lo hará.
      Abrazos

      Eliminar
  7. El faro al que se aferran tantas vidas verdad?, me dejas pensando que le pasó al capitán, ojalá lo haya logrado también y haya visto ese faro.... besitos linda ;) :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patty, en verdad todos los faros nos iluminan la vida y el camino, nos aferramos a esa pequeña luz cuando todo se vuelve oscuro, ruidoso y sin sentido, yo no sé donde está el Capitán, pero te prometo que hará lo imposible por encontrarlo.
      Ojalá se haya dejado guiar por la misma luz que el grumete.
      Besos

      Eliminar
  8. Las vivencias de tu relato me hacen estremecer. Derrochas un mar de bellezas con tus palabras que saben relatar esos momentos.
    Adelante Amparo, eres una gran escritora.
    Abrazos cálidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amiga Genessis, en realidad es una historia basada en hechos reales, ahora somos privilegiados por volver a tener la oportunidad de revivir aquello que el Capitán siempre llevará por dentro. Gracias por tus halagos a mi forma de expresar, sin duda intento transmitir lo que yo siento.
      Yo no sé si soy una gran escritora, solo sé que me gusta compartir lo que siento y lo que soy, que intento hacerlo de la mejor forma posible para haceros vivirlo conmigo, pero de lo que estoy segura, es de que tú eres una gran amiga.

      Un abrazo enorme

      Eliminar
  9. Amparo, dejaste el alma en esta entrada y se notó. Nos hiciste sentir todo eso. Espero que encuentres al capitán, porque nos has dejado con un nudo en la garganta y además tiritando. Aunque tal como especificas es real, tu narración la has hecho de una manera de verdad muy creíble. Lograste trasmitir a la perfección.
    Un abrazo reparador para la grumete, para que inicie su búsqueda muy pronto y nos entregue lo que sigue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Sara, si que dejé mi alma envuelta en esa tormenta que me estremeció, no solo por lo poderoso y profundo del mar, sino por todo lo que mar adentro quedó y no pudo salir de la mirada del Capitán.
      Yo también espero encontrarle, confiemos en que si.
      Recibo tu abrazo con los brazos abiertos y lo retengo con mi sueño, hasta el siguiente capítulo amiga.
      Besos profundos como el mar.

      Eliminar
  10. Hola Amparo, buenas noches,
    excelente capitulo, en verdad voló ante mis ojos,
    lo intenso del relato me hizo acabarlo con anciedad,
    por un momento parecía moverse el piso...
    (una aclaración pertinente, odio los barcos, y ahora más)
    No vi "Fin" significa que continua, verdad?
    Perdón por los anteriores, pero debo decirte que este hasta ahora es el mejor capitulo que he leido =)

    Excelente viernes
    un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ariel, gracias por tu comentario sobre mi capítulo, me alegro de que hayas podido disfrutarlo, tanto te has metido en el papel que has decidido odiar los barcos, te diré que no siempre el mar de la vida está enfadado, cuando está en calma y surcamos sus aguas nos embriaga su belleza única.
      Por supuesto que continua, y espero que tu continúes también en esta aventura compartida.
      Gracias por tu apreciación.
      Un cálido abrazo Ariel.

      Eliminar
  11. Querida Amparo, ¡cómo me llega tu novela a mí!. ¡Con qué hermosura y sensibilidad nos llevas en este presente, en este tu caminar!.
    Muchas gracias querida amiga, aunque no entre cuando quiera, sí me gusta seguir cuanto escribes. Me gusta muchísimo la novela.
    Besos. Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Rosa, bienvenida, cada vez que vuelves a mi espacio dejas tu fragancia en el, debo decirte que es para mi un honor tenerte entre mis palabras.
      Gracias a ti por venir, comentar, por sentirlo y por acompañarme en mi caminar diario.
      A mi me gusta muchísimo tu compañía.
      Besos

      Eliminar
  12. Preciosa va tu historia! Cuanto sentimientos plasmas cuando escribes. Te felicito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Marilyn, siempre han sido importantes para mí, me alegro de que estés conmigo en este naufragio.
      Besos

      Eliminar
  13. Estoy recien conociendo este mundo de los blogs, encontre el tuyo y me encanto como escribes.

    Cuando tengas un tiempito puedes leer el mio.

    Besos

    http://historiarealdecarmen.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al mundo blogger Carmen, y por supuesto a mi espacio, un refugio donde me suelo resguardar cuando el tiempo no sopla a favor.
      Gracias por estar entre mis seguidores y por degustar mis letras.
      Iré a verte en cuanto pueda.
      Besos

      Eliminar
  14. Hola Amparo, precioso capítulo; me encanta con la sencillez y sensibilidad con que escribes. ¡Enhorabuena! y gracias por regalarnos este relato tan magníficamente narrado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel por volver a mi espacio y regalarme tus palabras.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Con este capítulo me ha venido a la mente la imagen del Titanic. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lobezna, si te digo un secreto, yo también me acordé de Rose, la protagonista de Titanic.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Muy buen capitulo, lleno de emoción te mando un beso y sigue escribiendo

    ResponderEliminar

Saca el escritor que llevas dentro

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...