Caminar es mejor que llegar

Aunque a veces el camino sea duro, tenebroso, incierto, no hay nada más placentero y gratificante que seguir caminando, pues la riqueza de todo camino reside ahí, en el día a día, paso a paso, puede que jamás lleguemos al final, o puede que si llegamos, nos encontremos que no hay nada de lo que esperábamos, sin embargo siempre nos quedarán esas pisadas, a veces firmes y otras asustadas, aquello que si hemos podido vivir y experimentar a diario y que forma parte del camino para llegar a nuestros sueños, a nosotros mismos.

Hazte seguidor

Seguidores de mi blog en Google +

A MIS SEGUIDORES

Mis queridos seguidores, apenas hace unos meses empezaba este camino en solitario con la llama de la ilusión encendida, una llama ansiosa por gritar, por mantenerse, por iluminar de algún modo el camino de esa gente que aunque no conocía sabía que estaban ahí.
Un camino duro si lo ves como una meta para saltar a la luz literaria, pero si lo sientes como una vía de escape necesaria en tu día a día, que te hace evadirte de estrés siendo tu misma, es muy pero que muy gratificante, ya que la mayoría de la gente que se esconden tras esos avatares son increíbles personas.
Hoy quiero daros las gracias desde el corazón a todos y cada uno de mis seguidores, empezando por Marilyn a la cual tengo especial cariño, ella fue la primera en visitar mi espacio y en traerme esa sensación de que lo que escribes llega de algún modo, gusta, y que algunas veces esas vivencias que plasmo, son compartidas, mucho más de lo que imagino cuando escribo.
Gracias a todos esos que llegaron después y a los que aún no han llegado pero que están en camino.
Gracias a todos esos que me siguen en el anonimato y disfrutan no solo con seguir mi blog, sino con seguir mi vida y para los cuales se que soy y me siento importante.
Gracias a todos los que me comentan aunque no me sigan, a los que me siguen sin comentarme.
Jamás pensé llegar al impensable numero de 100 seguidores, no auguraba ni llegar a 20, sé que muchos de vosotros sabéis como me siento porque tenéis muchos más que yo, mi satisfacción no es por el número, sino porque detrás de de ese número estáis vosotros esperando lo que tengo que decir, viviendo lo que yo vivo, intentando comprenderme y conociéndome a través de mis palabras, lo más importante de todo, es que la mayoría de vosotros vais en la misma dirección que yo y valoráis ese cariño, esos detalles, esa constancia, esa necesidad y esa ilusión.

Así pues mi regalo de hoy para cada uno de vosotros es una pequeña vela que vosotros habéis ido encendiendo estos meses y habéis colocado en mi camino, una vela que mantenéis y que cada día sigue iluminando mis letras, mis pensamientos, esa ilusión que se acrecienta. GRACIAS A TODOS POR ENCENDER ESA LUZ EN MI CAMINO.

Algunos habéis llegado hasta aquí por casualidad, a otros os ha traído algún seguidor mio, otros os habéis sentido atraídos por mis palabras ya que yo os encontré primero.....pero eso da igual, lo importante es que estáis aquí, y me siento un poco en deuda con vosotros, por lo tanto en cuanto termine mi novela os contaré como llegué yo hasta vosotros, no quiero meter ninguna entrada entre medias.



Sé el primero de tus amigos

01 octubre, 2012

Aquel banco vacío


Hola a todos de nuevo, ya estoy de vuelta de un tiempo de relax donde intente disfrutar a tope de todo aquello que siempre echo de menos, mi familia, la naturaleza y de mi misma.

Hoy os dejo un relato que surgió tras la conversación con un amigo, me sugirió que hiciera mis pensamientos texto y aquí estoy, intentando convertir estas sensaciones que experimento a menudo y que no cambian de color a pesar de que pasa el tiempo.

Aquel banco vacío

El otoño no cesa mientras caen infinitas hojas de aquel árbol de antaño, que guarda con gran ardor aquel viejo banco vacío, lentamente una tras otra van buscando sitio en el suelo de aquella plaza, tal vez parezcan que son las últimas, sin embargo cuantas más caen, más hay colgadas de aquel árbol, su tono rojizo alerta de que no tardaran mucho más en caer junto a las que hay estirazadas en el suelo.
Quizás aquel banco parezca cansado de esperar, sin embargo no es así, el sabe a quién espera y eso hace que no se impaciente demasiado, pues sabe que su dueña aún tarda un poco en llegar, aunque tampoco lo sabe con exactitud.
En aquella plaza, junto a aquel banco, una fuente con agua cristalina, dibuja en el aire la silueta del chorro de agua que cae sin prisa pero sin pausa, a pesar de que el paisaje nos incita a pensar en esos días grises de otoño, el agua de aquella fuente nos impregna de su frescura, su color y la vida que parece dormida en aquel lugar insólito donde parece no haber nadie.

De pronto tras aquella fuente hay un sendero de musgo por el que no pasa ni una hormiga, sin embargo si miras fijamente, se acerca una muchedumbre de gente con atuendos extraños, ordenadamente, uno tras otro pasan despacio por aquel lugar con la cabeza gacha, sin hablar, sin mirar, sin detener su marcha.

Cansada de ver la cola interminable de gente que no pretenden detenerse ante mí, me quedo eclipsada mirando como las hojas de aquel árbol siguen cayendo lentamente, sin embargo algo me impide sentarme en aquel banco, aunque me llama la atención que ninguno de los que van en aquella marcha, piense ni siquiera el descansar sobre el.

Vuelvo la vista y me topo de frente con aquella fuente, siento como el agua me salpica al caer y sin embargo me quedo, empapándome de aquellas sensaciones que a pesar de no entenderlas me gustan y las necesito. Siento una paz enorme en un lugar que a pesar de ser desconocido para mí, siento como parte de mi vida.

Acentúo mi vista a través de aquella fuente y en la parte donde el agua queda reposando antes de comenzar de nuevo el circuito, veo a mi familia, en un día cualquiera, con su ajetreado ritmo de vida, con sus alegrías y sus penas, veo a mis amigos  y a la gente que forman parte de mi vida y a los que nunca podría olvidar, veo a mis hijas sonreír y celebrara días importantes acompañadas……
Quedo sorprendida con lo que veo a través de aquella fuente, tal parece que el agua cristalina fuese un espejo a través del cual puedes repasar tu vida y adelantar acontecimientos.
Sin salir de mi asombro y sin dejar de sentir aquellas emociones diversas en aquel lugar, me animo a sentarme en aquel banco para sentir las hojas del árbol caer en mi pelo, para ver como el viento que pasea tímido por aquel lugar las deposita lentamente a donde deben estar, en el suelo.
De pronto alguien rompe la monotonía de aquella fila de gente y se acerca a mí, se sienta a mi lado, en aquel banco y comenzamos a hablar, nos sentimos tan cómodos que se nos pasa el tiempo sin darnos cuenta, horas, días…….el tema de conversación no acaba, y cada vez nos sentimos más a gusto hablando, compartiendo todo lo que nos ha ocurrido tiempo atrás, a veces echamos de menos nuestro entorno y aquellos momentos y saciamos las ganas asomándonos a aquella fuente donde parece que estamos junto a nuestra familia.
Sin embargo seguimos hablando sin cansancio, y nos damos cuenta que no se oscurece, siempre es de día, no sentimos hambre, ni sed, aquel árbol siempre tiene las mismas hojas en sus ramas a pesar de que no cesan de caer, y la gente no se cansa de caminar….

A pesar de seguir conversando con la persona que me acompaña muy cómodamente, me alarmo al comprobar que nada en aquel lugar cambia de forma, de sitio o de color, ni siquiera la pequeña brisa se cansa de envolvernos, en el sobresalto cierro los ojos y al abrirlos, estoy en mi casa, acostada, lo primero que hago es mirar el cuarto de mis hijas, y veo que duermen plácidamente  entonces me doy cuenta de que fue un sueño, un sueño que me lleva repetidas veces al mismo lugar, en aquel banco donde converso con alguien que no se quién es, sin cansancio, durante días, horas, meses…..eternamente.

Son esos días que me despierto donde me siento afortunada de formar parte de esta vida que se ve a través de la fuente, donde valoro lo que tengo y porque lo tengo.
Sin embargo sé que aquel banco me espera mientras ve que las hojas de aquel árbol caen sin cesar, y aquella muchedumbre de gente van no se donde, tal vez aún no hayan encontrado su banco, y aunque aún no se quien es la persona con la que converso sin reloj, se que es alguien muy cercano a mi, tal vez ya me este esperando, tal vez aún no haya llegado.
Solo espero tardar en ocupar ese banco, aunque deseo que la compañía tarde mucho más que yo en llegar.

61 comentarios:

  1. Un gusto leerte Amparo,me ha gustado la historia y su forma.Gracias un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, en primer lugar Enhorabuena por lo del libro, y enhorabuena también por la elección de Daniel para la síntesis.
      Gracias por estar aquí y sumergirte en mis palabras.
      Un beso

      Eliminar
  2. Sin duda, la estación más bella del año, donde la gama de ocres , naranjas, marrones es infinita.
    Me gustó este octubre...Siempre digo que un banco da mucho de sí. Las horas pasan sin que nos demos cuenta, a la vez que se pasa de un tema a otro ensamblándose en perfecta armonía.

    Bienvenida y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar, en efecto a mi también me encanta el otoño, pues a pesar de que un periodo de vida y alegría termina, a pesar de ser nostálgico, esa nostalgia también es necesaria para poder valorar la próxima primavera.

      Gracias por tu bienvenida, otro abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Hoy es un día especial para mi, he descubierto tu espacio; y al leer tu relato siento la necesidad de conversar contigo, se parece un tanto a lo que yo escribo, al paso de la conversación vamos intimidando poco a poco, y nuestra conversación se hace mas gratificante, siento que te conozco no de ahora de siempre, gracias me a encantaodo tu espacio, volveré una y otra vez, besos,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lobo, bienvenido a mi blog, gracia estar aquí, me alegro que hayas descubierto mi espacio y que te haya gustado.
      Me alegra que tras leer mi relato sientas esa necesidad de conversar, pues esos son los mejores comentarios, los que surgen al decir lo que pensamos, sin frases hechas ni meditadas.
      Te espero en próximas entradas, gracias por compartir ese banco hoy conmigo.

      Eliminar
  4. Es una charla amena tu relato linda, te envuelve y transporta al lugar, el otoño es la estación mas agradable que hay, los colores, el ambiente, la fresca brisa y una buena compañía, ya sea real o en sueños, es maravilloso.

    Me encanta que hayas regresado, besos linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ame, gracias por sentir mis palabras y expresarlo aquí en mi espacio, para mí es agradable haber compartido un cachito de mi banco hoy con todos vosotros.

      Gracias por tu bienvenida, besos

      Eliminar
  5. Es un relato maravilloso. Enhorabuena

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fus, me alegro que te haya parecido maravilloso, pues para mi lo es el hecho de pensar que cuando la vida finaliza no termina, sino que hay un banco esperándonos para prolongarla eternamente.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Tu foto y mi foto son similares y tus hojas y mis hojas se parecen, y esos que ves pasar son mouros y mouras chicos-as rubios por la orilla de fuentes y rios y llena el otoño de bellos hechizos .
    Bienvenida y gracias por volver.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola André, bienvenido de nuevo a mi espacio, es un placer tenerte aquí, y mucho más cuando compruebo que ese banco es compartido y que esas hojas también caen delante de ti, sin duda nuestro mejor otoño.

      Gracias por estar aquí y compartir mis pensamientos.
      Besos

      Eliminar
  7. sin duda un relato muy hermoso,
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emmanuel, para mí lo es, es hermoso pensar que todo no termina, sino que en cierta medida continua y nos hace sentir vivos de alguna manera, nos hace repasar una y otra vez aquello que hemos vivido y es ahora, aquí, donde estamos a tiempo de cambiar aquello que no nos gusta, que no necesitamos, o que nos hace sentir mal.

      Besos

      Eliminar
  8. Hola linda: ¡Que alegría que volviste! parece que tienes sueños redundantes. Es difícil darle explicación a estos sueños los interpretes de sueños se murieron con los faraones. Pero me gustaría arriesgar y comentarte que me deja tu pensamiento. Entreveo que estas teniendo en tu vida una especie de meseta que te permite contemplar el camino adelante y atrás. Por la paz en tus palabras parece que bien.
    esta bueno que vuelques pensamientos en tu blog. Porque de eso se trata de hacer una bitácora de vida, un diario más allá de lo que publiques.

    Besos y abrazos. Gracias por tus visitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel, que privilegio encontrarte en mi primera entrada tras mi regreso, la verdad es que mis sueños son pequeñas señales para mi, las interpreto como necesito en cada momento y me sirven para estimular ese camino hacia lo que quiero. Es difícil interpretar esos sueños sí, tanto que jamás lo consigues, por eso me quedo con mi percepción que adapto a mis circunstancias e intento sacar la parte positiva que siempre encuentro.
      A veces pienso como tú, que estoy en esa meseta, y sabes que? me siento privilegiada por tener la capacidad de adelantarme un poco al futuro y sobre todo por haber vivido mi pasado, eso hace que mi presente merezca la pena.
      En efecto mi cometido en blogger es compartir mis experiencias con vosotros por si os pueden ayudar de algún modo, no a solucionar problemas, sino a ver una parte positiva de todo acontecimiento, porque en verdad existe.

      Un ramo de besos para ti

      Eliminar
  9. Amparo!
    Hermosa!
    Qué alegría leerte nuevamente!
    Siempre un placer...

    Besos de agua desde mi playa azul...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Algamarina, me alegro de verte yo también por aquí de nuevo.
      Gracias por traerme besos desde tu playa y por disfrutar con mi presencia y mis relatos.

      Besos

      Eliminar
  10. Un bello relato en un incipiente otoño, tus sueños y tu búsqueda y cada día un encontrarte entre letras.

    Felíz regreso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alborada, gracias por calificar mi relato como bello, pues veo que has visto el trasfondo de mis palabras, mis sueños y esa búsqueda interior que jamás termina y que no quiero que acabe, pues mientras hay camino, hay sueños.

      Gracias por estar aquí, Besos

      Eliminar
  11. El otoño es mucho más que una estación pasajera. Es un tiempo que invita a la reflexión, un tiempo en el que nuestra atención se detiene más en esos pequeños detalles, tan importantes por otro lado, como la luz con todos su matices, tantos que nos atraviesa el alma, y la naturaleza danza al ritmo de unas horas que se estrechan cada vez más.
    Precioso todo lo que has escrito Amparo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MJ, es un placer tenerte entre mis palabras, bienvenido, en efecto el otoño es algo más que una estación pasajera, el otoño es un tiempo de nostalgia, recuerdos, auto conocimiento, reflexión y encuentro con nosotros mismos.
      Estoy de acuerdo contigo en tu descripción, la cual me asombra y me embelesa pues impacta fuerte en mis sentidos, gracias por volcar tus pensamientos conmigo, me hace conocer esa parte de las personas que me atrae, la sensibilidad.

      Mi relato no es más precioso que la sensación que has aportado con tu comentario. Un saludo

      Eliminar
  12. Muy bonito lo escrito y una Estaciona de añoranza !.
    UN SALUDO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Abuela, en efecto es una estación mágica, que pone en el punto de mira nuestros recuerdos, y casi nos obliga a hacer inventario de lo que tenemos, de como hemos llegado y de quién sigue con nosotros.

      Un saludo, gracias por estar aquí

      Eliminar
  13. Un precioso relato. Tenemos que sentirnos orgullosos por lo que somos y tenemos y tardar mucho en sentarnos en ese banco. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia, precioso es tu regreso a mi blog, en efecto esa es la clave de la felicidad, sentir orgullo de lo que somos y aceptar lo que tenemos.
      Te confieso que a mi también me gustaría tardar mucho en sentarnos en ese banco, pero siento una paz inmensa de saber que existe y que me espera esa compañía.

      Besos

      Eliminar
  14. Hola
    Me llamo Carla y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes, te felicito!. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: mendezcarla90@gmail.com
    Carla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra, gracias por pensar en mi para esta iniciativa que me parece fabulosa.
      Por supuesto que participo, ya te deje mi dirección y la introducción, espero sea de vuestro agrado.
      Suerte!!! soy seguidora vuestra desde ya.

      Besos

      Eliminar
  15. Me encanta verde de nuevo. Es un bello relato, desde el sentir de aquel banco.
    Abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaa Sara, a mi también me encanta verte de nuevo, y mucho más por aquí, en mi espacio, te eche mucho de menos.
      Gracias por haberlo disfrutado y en efecto, hay muchas sensaciones en torno a ese banco y a esas hojas que nunca dejaran de caer en mi corazón.

      Un abrazo tan grande como tú.

      Eliminar
  16. Eres capaz de dar color hasta en una estación donde a mi parecer todo es triste y apagado, me encanto el relato, un besotee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hermanita! en primer lugar quiero agradecerte tu perseverancia para poder comentar en mi blog, soy consciente del esfuerzo que te ha costado. Para mí es un inmenso placer que mis seguidores te conozcan, pues aunque me sigues siempre, cada minuto de mi vida, hoy sales a la luz para ellos. Gracias por estar aquí.
      En cuanto a tu comentario, solo decirte que ese color que hoy ves en mi relato, es el reflejo de la luz que tu aportas a mi vida.
      PD; Para valorar la alegría y la luz, es necesario que exista la tristeza y la oscuridad.

      Un triplemegabrazo superconcentrado

      Eliminar
  17. Hola Amparo, bonito texto. El otoño es una de las estaciones melancolicas, al menos para mí. Aunque según me voy haciendo mayor me va gustando más. Hay más colores y aunque los árboles se quedan desnudos, sé que en unos meses nacerán nuevas yemas con fuerza, que harán que se vea los árboles llenos de hojas verdes y más hermosos. Yo comparo al otoño con una larga enfermedad que dura tres meses, y después se cura y con ello llega el invierno con sus fríos y nieves, y después la vida, de nuevo nace la vida y se ve la naturaleza más bella.
    Ojalá en ese banco sólo se sienten hojas a descansar. Espero tardar a pesar de lo agradable qeu debe de ser la compañía.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isa, gracias por visitarme y quedarte, coincidimos en que el otoño es una época aparentemente nostálgica, pero en realidad no es así. Me gusta tu comparación del otoño con una enfermedad, afortunadamente cada año tiene cura.
      Yo también espero tardar en disfrutar ese banco y esa compañía.
      Saludos

      Eliminar
  18. Hola Muchachita adorable...

    Tu profunda inspiración, tu romántico concepto de la vida, la fluidez que llevan tus palabras en este relato hermoso, para nada son casuales, son las conversaciones que tu tienes contigo misma y que hoy vuelcas para solaz y alegría de nosotros, tus lectores, tus admiradores fieles que se ofrecerán, sin duda alguna, para cuidar de tu banco, entretanto ese banco te espera... y yo, que soy tu amigo y admirador me he puesto ya en esa tarea...

    La verdad es que el tiempo de tu descanso ha sido fructífero, has regresado con las ansias de deleitarte y deleitarnos con la simpatía espontánea y tu manejo mágico de las palabras castellanas.

    FELICITACIONES Y MUCHAS GRACIAS

    Besos fuertes para ti...

    Federico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi gran amigo poeta, me has dejado sin palabras con tu comentario, definitivamente tu aire de poeta se respira en tu lenguaje sin necesidad de conjugar palabras ni versos. Efectivamente comparto con vosotros mis pensamientos y forma de sentir, me alegro que os podáis sentir cómodos y quien sabe, tal vez nos veamos algún día en ese banco.

      Gracias a ti por estar aquí entre mis seguidores y por dejar tu inconfundible huella al pasar por mi lado.
      Besos verdes

      Eliminar
  19. Que bueno estas de regreso!! Hermosa entrada!! Muy bien escrita!

    un abraXo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marilyn, gracias por darme la bienvenida, yo también me alegro de estar de nuevo por aquí y de volver a encontraros.
      Gracias por tu comentario, para mi es importante.

      Un abraxo

      Eliminar
  20. Querida Amparo, ben tornata!
    Un gusto verte de nuevo, creo que las has pasado bien y con fuerzas renovadas.
    El recuerdo-sueño renovado desde ese banco y esa fuente nos transmiten tu sensibilidad y tu profundo cariño y sentido de familia.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Genessis, que alegría el tenerte por aquí de nuevo, efectivamente recargue energías para lidiar todo el año con lo que haya de venir.
      Gracias por sacar de mi relato justo lo que me proponía transmitir, definitivamente me conoces mas de lo que pensaba.

      Un abrazo enorme

      Eliminar
  21. Es bonito aunque me recuerda mucho al otoño y el invierno y eso no me mola tanto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lobezna, todas las estaciones son importantes, tanto para la vida como para nuestra propia vida, cada estación es una etapa que hay que superar y nos recuerda que nada es eterno, que habrá días fríos donde podamos sentir el sol de los recuerdos, y días cálidos donde a pesar de estar en compañía sintamos mucho frío.

      Se trata de conjugar esas estaciones como nosotros necesitamos.
      Un abrazo wapa

      Eliminar
  22. Gracias por tu bello paso en mi rincón. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria José, gracias por tu visita y por quedarte, fue un placer.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Un banco vacío en el otoño de tus letras, precioso relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, precioso es tenerte aquí de nuevo, gracias por venir y compartir un ratito mi banco.

      Un beso

      Eliminar
  24. Escribes precioso Amparo. Muy bueno. Me quedo también entre tus seguidor@s.Un besote :-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria Jose, gracias por tu apreciación sobre mi forma de escribir, y por supuesto gracias por quedarte entre mis seguidores.
      Te devolveré la visita.
      BEsos

      Eliminar
  25. Yo tengo un banco. Siempre que puedo regreso y él me recibe como aquella vez...

    Un saludo, Amparo.
    (También estuve unos días ausente.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luna, eres afortunada por tener ese banco y poder disfrutarlo, regresar e irte cuando lo desees, todos tenemos uno reservado, pero allá donde está el mio, no hay camino de retorno, espero tardar en disfrutarlo.
      Gracias por volver a mis pensamientos.
      Un saludo

      Eliminar
  26. Hola Amparo: he estado un tiempo perdida pero ya he vuelto y como siempre CHAPÓ con tus escritos, m eemociono.
    Ya he colgado el 1er RETO de este curso ¿ quieres participar ? es fácil ...nbo se pierde nada pero quizás te lleves unas sonrisas jajaj ...besitosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana Mª, la verdad que note tu ausencia, gracias por volver y valorar lo que has percibido de mi relato, se que te llegó.
      Participare en tu reto, aunque te diré que mi imaginación vuela más cuando parto de cero, que cuando tengo una base.
      Participaré.
      Besos

      Eliminar
  27. Un relato muy hermoso,Amparo.
    Besos de luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Morgana, besos de luz también para ti

      Eliminar
  28. Un buen relato con un marco inmejorable: el otoño. Que ese banco nos espere muchos muchos años; aunque su placidez nos llame a gritos.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  29. Un buen relato con un marco inmejorable: el otoño. Que ese banco nos espere muchos muchos años; aunque su placidez nos llame a gritos.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es que nos espere muchos años Teresa, aunque es confortable saber que nos espera, eso enmudece el miedo y deja puntos suspensivos para rellenar, lo cual quiere decir que continua la vida....

      Un beso enorme

      Eliminar
  30. Hola AMPARO, es un relato precioso aunque no me quiera sentar en el banco, no por ahora,, me ha encantado tus letras, te felicito, un abrazo, feliz fin de semana. Lola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola, yo también espero tardar en sentarme en ese banco, aunque esa placidez nos llame a gritos como dice Teresa...

      Gracias por tus palabras, Besos

      Eliminar
  31. Amparo, que bueno que ya estés de regreso, y me encanta el relato que nos regalas en esta oportunidad.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por volver a mi espacio Soñadora, a mi me encanta volver a tenerte entre mis letras, es una gran oportunidad para mí.

      Un abrazo

      Eliminar

Saca el escritor que llevas dentro

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...