Caminar es mejor que llegar

Aunque a veces el camino sea duro, tenebroso, incierto, no hay nada más placentero y gratificante que seguir caminando, pues la riqueza de todo camino reside ahí, en el día a día, paso a paso, puede que jamás lleguemos al final, o puede que si llegamos, nos encontremos que no hay nada de lo que esperábamos, sin embargo siempre nos quedarán esas pisadas, a veces firmes y otras asustadas, aquello que si hemos podido vivir y experimentar a diario y que forma parte del camino para llegar a nuestros sueños, a nosotros mismos.

Hazte seguidor

Seguidores de mi blog en Google +

A MIS SEGUIDORES

Mis queridos seguidores, apenas hace unos meses empezaba este camino en solitario con la llama de la ilusión encendida, una llama ansiosa por gritar, por mantenerse, por iluminar de algún modo el camino de esa gente que aunque no conocía sabía que estaban ahí.
Un camino duro si lo ves como una meta para saltar a la luz literaria, pero si lo sientes como una vía de escape necesaria en tu día a día, que te hace evadirte de estrés siendo tu misma, es muy pero que muy gratificante, ya que la mayoría de la gente que se esconden tras esos avatares son increíbles personas.
Hoy quiero daros las gracias desde el corazón a todos y cada uno de mis seguidores, empezando por Marilyn a la cual tengo especial cariño, ella fue la primera en visitar mi espacio y en traerme esa sensación de que lo que escribes llega de algún modo, gusta, y que algunas veces esas vivencias que plasmo, son compartidas, mucho más de lo que imagino cuando escribo.
Gracias a todos esos que llegaron después y a los que aún no han llegado pero que están en camino.
Gracias a todos esos que me siguen en el anonimato y disfrutan no solo con seguir mi blog, sino con seguir mi vida y para los cuales se que soy y me siento importante.
Gracias a todos los que me comentan aunque no me sigan, a los que me siguen sin comentarme.
Jamás pensé llegar al impensable numero de 100 seguidores, no auguraba ni llegar a 20, sé que muchos de vosotros sabéis como me siento porque tenéis muchos más que yo, mi satisfacción no es por el número, sino porque detrás de de ese número estáis vosotros esperando lo que tengo que decir, viviendo lo que yo vivo, intentando comprenderme y conociéndome a través de mis palabras, lo más importante de todo, es que la mayoría de vosotros vais en la misma dirección que yo y valoráis ese cariño, esos detalles, esa constancia, esa necesidad y esa ilusión.

Así pues mi regalo de hoy para cada uno de vosotros es una pequeña vela que vosotros habéis ido encendiendo estos meses y habéis colocado en mi camino, una vela que mantenéis y que cada día sigue iluminando mis letras, mis pensamientos, esa ilusión que se acrecienta. GRACIAS A TODOS POR ENCENDER ESA LUZ EN MI CAMINO.

Algunos habéis llegado hasta aquí por casualidad, a otros os ha traído algún seguidor mio, otros os habéis sentido atraídos por mis palabras ya que yo os encontré primero.....pero eso da igual, lo importante es que estáis aquí, y me siento un poco en deuda con vosotros, por lo tanto en cuanto termine mi novela os contaré como llegué yo hasta vosotros, no quiero meter ninguna entrada entre medias.



Sé el primero de tus amigos

20 enero, 2015

Cuaderno de abordo, en torno al mar (Capítulo XIII)


La isla había dejado en ellos patente la ansiedad de vivir el presente, habían estado en la cuerda floja, donde la vida puede desaparecer en un instante dejando rescoldos de su paso . Les había obligado a vivir el momento, a arriesgar, a darlo todo por una convicción, por una causa, una ilusión por más loca que pareciese... ¿Acaso la vida en sí no es una locura? Nos pasamos todo el tramo luchando contra nosotros mismos porque siempre queremos más, luchamos a muerte en batalla ininterrumpida con ideales y sentimientos por encontrar una felicidad que no esta perdida, solo tenemos que mirar dentro de nosotros mismos para gozarla y compartirla.



Locura es nadar a contra corriente mientras esa vida pasa delante de nuestras narices, sobre todo cuando es tan fácil !dejarse llevar! 


En ese presente que queríamos exprimir a tope, estaba el alma intranquila de mi Capitán, que había visto la muerte tan de cerca que le faltaban minutos para todo lo que quería hacer, yo le entendía, había sentido lo mismo aunque, su edad avanzada magnificaba esas sensaciones duplicándolas por mil.

Mi capitán recordaba las historias que me contaba antes del naufragio, mientras los remos no paraban de avanzar e impulsarnos al futuro impredecible, los recuerdos avanzaban al mismo compás.

-¿Recuerdas aquel hombre misterioso que te conté que había encontrado en España? - me retaba mi Capitán sin saber que eso jamás podría olvidarlo.

- ¿Supiste algo más de él? - pregunté intrigada.

- Sí - asintió, y su mirada cargada de incredulidad me alarmaba que aún no lo había digerido.

- ¿Puedo saber qué paso? – Pregunté, mientras daba por perdida la respuesta, sin embargo, la sinceridad que le inspiraba al Capitán no conocía fronteras, una vez más me lo demostró.

- El día de mi cumpleaños (24 de febrero de 1953), le cuento a mi abuela el suceso del anciano de Jaén, ella solo pudo poner el grito en el cielo, - !Dios mio!- contestó sin dar crédito a lo que escuchaba.
Mas tarde comienzo mis clases de arquitectura y repentinamente recuerdo a aquel hombre, ya que Jorge, un compañero mío de facultad tenía sus mismos ojos y mirada penetrante. ¿Casualidad? aún no he podido saberlo, aunque está claro querida Grumete que todo sucede por algo, desgraciadamente la vida solo puede entenderse hacia atrás pero hay que vivirla hacia delante.
Aquel día que vi reflejada en la mirada de mi amigo la mirada de aquel hombre, llegué mal a casa, apenas pude dormir, al días siguiente me animé a preguntarle tímidamente si tenía familia en Jaén, pero no me contestó nada sobre aquel anciano extraño, magico, misterioso de mirada profunda, solemne y que no sonreía.
Días después su padre quería verme y yo accedí y fui a su casa, al ver a su padre una sensación extraña me recorrió, era una replica perfecta de aquel anciano, eso sí, unos años más joven.
Sirvieron té, y en aquella mesa estaba su padre, su hermana, mi amigo Jorge y yo, su padre rompe el hielo y me pregunta ¿Por qué preguntaste a Jorge que si tenía familia en Jaén?, yo contesto tímidamente pero con lujo de detalles mi suceso con aquel hombre, su hermana y su padre se pusieron pálidos, no salían de su asombro, después su padre me enseña fotos, me siento observado por todos como un bicho raro, fueron minutos muy tensos que rompían mi tranquilidad.
Me preguntan la fecha de lo ocurrido, de mi visión, y a mi respuesta  su madre y su hermana rompen en llanto, yo no puedo evitar preguntar ¿qué ocurre?
La respuesta era categórica, aquel anciano misterioso era el abuelo de mi amigo Jorge y hacía tres años que había fallecido, evidentemente no hacia ni un año que yo había viajado a España.
Jamás volví a hablar con aquella familia, hace 60 años que la vida nos separó.

Quedé tan muda como intuyo que en aquel momento quedó mi Capitán, los designios de la vida, el misterio sobre el que flotamos cada día como puntos inciertos en la nada, me había dejado perpleja y convencida de que el destino es un gigante caprichoso que lo teje todo a su antojo para que acabemos en el mismo punto de partida una y otra vez. Sin duda yo sentía que este suceso había sido el protagonista de nuestro encuentro fortuito, para él esa provincia había marcado su vida, era especial en cierto modo, e intuía que todo lo que encontrara de allí le cambiaría los esquemas, como supongo que tal vez le había pasado conmigo, supongo que no es normal que a un hombre con tanta experiencia, con 80 años a sus espaldas, se le acerquen chicas todos los días con el único deseo de acompañarle en su última travesía, no deja de ser misterioso, claro que siendo la grumete de Jaén, esa tierra que conoció bajo circunstancias paranormales, para él era normal esa casualidad tan improbable.

-¿Sabes grumete? ¡He de confesarte algo! - dijo convencido. 

- ¡Adelante dime! - le animé sin dudarlo.

- Tengo un sueño oculto que quiero compartir contigo, deseo con todas mis fuerzas volver a España, aunque mi cansado corazón no lo resistiría. Tengo en Barcelona a mi hijo Diego, pero mentiría si te digo que no me gustaría pisar tierras jiennenses de nuevo - Desveló sin recelo.

-¿Sabes qué? -contesté convencida - creo que no es necesario, viajarás a Jaén a diario, estás en mis pensamientos y un poco en mi corazón, cuando yo regrese a mi tierra tú lo harás conmigo, y allí donde vaya tu recuerdo me perseguirá, ya sé, sé que los sueños son para cumplirlos y que la idea de llevarlos a cabo nos estimula a seguir, nos acerca a la felicidad, pero estoy convencida mi querido amigo de que a veces es bueno dejar esos sueños inconclusos, sin saber el desenlace ni imaginar nuestra reacción, dejar esos sueños flotando en el Universo nos une a él con el compromiso eterno de aspirar a conseguirlo cada día, cada noche, cada minuto de vida y de gloria. Encárgate de dejar un capítulo sin cerrar, algo pendiente donde la eternidad estará encantada de ponerle final por los siglos de los siglos. No todo puede estar premeditado, deja ese “Quizá” flotando en el Universo del mismo modo que ahora flotamos tú y yo en el ancho mar de esta vida que nos ayudo a coincidir.

El Capitán no quedó convencido, su deseo era más fuerte, sin embargo, yo sabía que la magia de los sueños no se puede mantener en la realidad, y si ese deseo había llenado de ilusión al Capitán todo este tiempo, ¿por qué no mantenerlo sin prisa por llevarlo a cabo? 
Si los sueños, sueños son, el pasado los teje y el futuro los guarda sin condición...más si el presente no logra verlos, ¿para qué realizarlos si mueren sin ninguna opción? 
No todos los sueños son para vivirlos, los hay que perduran persiguiendo la ilusión.

Las olas daban la bienvenida al convencimiento del Capitán, convencimiento que ahora sí veía por primera vez.


En torno a nuestras vidas y al mar que nos había rescatado, mis sentimientos y las vivencias que mi Capitán recordaba, iban y venían en bandada como esas gaviotas que revoloteaban en nuestro presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Saca el escritor que llevas dentro

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...