Caminar es mejor que llegar

Aunque a veces el camino sea duro, tenebroso, incierto, no hay nada más placentero y gratificante que seguir caminando, pues la riqueza de todo camino reside ahí, en el día a día, paso a paso, puede que jamás lleguemos al final, o puede que si llegamos, nos encontremos que no hay nada de lo que esperábamos, sin embargo siempre nos quedarán esas pisadas, a veces firmes y otras asustadas, aquello que si hemos podido vivir y experimentar a diario y que forma parte del camino para llegar a nuestros sueños, a nosotros mismos.

Hazte seguidor

Seguidores de mi blog en Google +

A MIS SEGUIDORES

Mis queridos seguidores, apenas hace unos meses empezaba este camino en solitario con la llama de la ilusión encendida, una llama ansiosa por gritar, por mantenerse, por iluminar de algún modo el camino de esa gente que aunque no conocía sabía que estaban ahí.
Un camino duro si lo ves como una meta para saltar a la luz literaria, pero si lo sientes como una vía de escape necesaria en tu día a día, que te hace evadirte de estrés siendo tu misma, es muy pero que muy gratificante, ya que la mayoría de la gente que se esconden tras esos avatares son increíbles personas.
Hoy quiero daros las gracias desde el corazón a todos y cada uno de mis seguidores, empezando por Marilyn a la cual tengo especial cariño, ella fue la primera en visitar mi espacio y en traerme esa sensación de que lo que escribes llega de algún modo, gusta, y que algunas veces esas vivencias que plasmo, son compartidas, mucho más de lo que imagino cuando escribo.
Gracias a todos esos que llegaron después y a los que aún no han llegado pero que están en camino.
Gracias a todos esos que me siguen en el anonimato y disfrutan no solo con seguir mi blog, sino con seguir mi vida y para los cuales se que soy y me siento importante.
Gracias a todos los que me comentan aunque no me sigan, a los que me siguen sin comentarme.
Jamás pensé llegar al impensable numero de 100 seguidores, no auguraba ni llegar a 20, sé que muchos de vosotros sabéis como me siento porque tenéis muchos más que yo, mi satisfacción no es por el número, sino porque detrás de de ese número estáis vosotros esperando lo que tengo que decir, viviendo lo que yo vivo, intentando comprenderme y conociéndome a través de mis palabras, lo más importante de todo, es que la mayoría de vosotros vais en la misma dirección que yo y valoráis ese cariño, esos detalles, esa constancia, esa necesidad y esa ilusión.

Así pues mi regalo de hoy para cada uno de vosotros es una pequeña vela que vosotros habéis ido encendiendo estos meses y habéis colocado en mi camino, una vela que mantenéis y que cada día sigue iluminando mis letras, mis pensamientos, esa ilusión que se acrecienta. GRACIAS A TODOS POR ENCENDER ESA LUZ EN MI CAMINO.

Algunos habéis llegado hasta aquí por casualidad, a otros os ha traído algún seguidor mio, otros os habéis sentido atraídos por mis palabras ya que yo os encontré primero.....pero eso da igual, lo importante es que estáis aquí, y me siento un poco en deuda con vosotros, por lo tanto en cuanto termine mi novela os contaré como llegué yo hasta vosotros, no quiero meter ninguna entrada entre medias.



Sé el primero de tus amigos

21 enero, 2015

Cuaderno de abordo, en torno al mar (Capítulo XIV)


Nuestra balsa iba sin prisa pero sin pausa, había pillado correndilla hacia el futuro, tal parecía que quería recuperar todo el tiempo perdido en aquel naufragio para ponerse al día no solo en vivencias, sino también en recuerdos.
Tras nuestra primera noche a merced del mar, en aquella masa de agua salada que guardaba mis sensaciones ante las confesiones y la sinceridad de mi Capitán, dependiendo de la inestabilidad de aquella balsa pero sabiendo que era nuestra única opción, el horizonte nos recibía con los brazos abiertos dejando como incógnita nuestro destino.

Así amaneció,con la melodía de aquellas gaviotas y el cariño de aquellas olas que nos mecían sin cansancio, acercándonos cada vez más a tierra firme y al conocimiento de la vida de mi Capitán.

Mientras yo retenía en mi mente lo que la tarde anterior me había desvelado mi Capitán sobre aquel anciano misterioso, él perdía su mirada en el mar azulado que nos rodeaba por todos lados, como tratando de buscar el norte, y yo presentía que las coordenadas que mi Capitán buscaba, habían desaparecido junto a Rosita, mi intrépida seguridad me animaba a preguntar a mi Capitán el desenlace de aquella historia de amor que cuajo en el mar, así rompí sus tranquilos pensamientos perdidos.


- ¿Volviste a verla? - pregunté intuyendo que sabía a quién me refería, o tal vez fue la certeza de saber que él pensaba en ella, el caso es que acerté, mi Capitán sabía que le preguntaba por aquella muchacha que conoció en el Conde Biancamano.

- Cómo me conoces mi querida Grumete, sabes que me gusta viajar en el tiempo y volver a lo que me acelera el pulso.

Como ya sabes Grumete, cuando el buque atracó en Barcelona me despedí de ella fugazmente, ya que estaría en puerto unas horas antes de volver a Génova (Italia), y aunque me despedí angustiado y con lágrimas en los ojos que acompañaban las de Rosita, tenía previsto volver antes de que saliera Rumbo a Italia, pero no llegué a tiempo.

Cuando regresé a casa de mis tíos donde estaríamos hospedando nos durante mi viaje a España, solo mi madre entendió mi angustia de ese momento.
Solo había una cosa que me urgía, explicar a Rosita el porqué no pude despedirme de ella, ella tenía que saber que yo estuve allí, que no llegué a tiempo, que vi como ese buque la arrancaba de mi lado y que el miedo a no verla más me arrastró por mucho tiempo, tal vez demasiado.
Tenía que dejarle claro que hice todo lo posible por perderme de nuevo en sus ojos, por ver su sonrisa y que mi alma se rompió cuando supe que ya no sería posible.
Le prometí que volvería a puerto para saludarla al menos con los brazos en alto, para verla por última vez, tenía que informarla de porqué no pude cumplir mi promesa.

Algo muy grande en mí se rompió en aquel puerto, mi primo y yo estuvimos casi tres horas en aquel puerto mientras el Conde Biancamano se volvía un punto minúsculo en el mar con la proa hacia Italia. Por eso le escribí una carta a la dirección de Italia que ella me había dado en el buque, allí volqué mi corazón y la esperanza de que entendiera.

- Admiraba a mi Capitán, su entereza para luchar por sus sentimientos, la constancia para perseguir sus sueños, por más que el destino jugase su juego.
¿Y contestó? - pregunté ansiosa por saber el desenlace.



- Por supuesto que contestó, tres o cuatro día después recibí su carta, impregnada con la misma angustia e impotencia que yo sentí en aquel momento, su carta trataba de su espera en aquel buque, tan dolorosa como había sido mi llegada tardía.

- No podía contener mis lagrimas ante los golpes bajos del destino, a hurtadillas intentaba agachar mi cabeza para que el Capitán no me viese mientras la misma angustia seguía siendo la protagonista ante sus recuerdos.

- En su segunda carta, el hermano de Rosita me obligaba a pedir su mano para poder seguir carteando nos, y yo accedí, increíble anécdota que nos unía sin miedos y sin impedimentos.
Y así tras conseguir el permiso de su hermano se fueron sucediendo más cartas, incluso me mandaba fotos que yo colocaba en mi escritorio, con el tiempo me doy cuenta que nuestra relación es fría, y que no avanza, apenas tengo unas letras suyas y una imagen congelada como congelados estaban aquellos momentos fugaces a su lado.
Tenía que contener mis ganas de abrazarla, los besos que tenía para ella se perdían entre recuerdos que no podía renovar, imaginaba su sonrisa mientras ansiaba volver a ver aquella mirada penetrante que borraba mis esquemas, me recreaba una y otra vez en aquel único beso que me había marcado, los sentimientos luchaban contra la impotencia de quedarme anclado en mi pasado y así no podía vivir.
Después vino mi carrera y el servicio militar, algo dentro de mí sabía que esto no podía llegar a más, así llega el momento más trágico de mi vida y decido despegarme de ella ignorando lo que siento.
Le escribí una carta de despedida, inspirado en esa foto fría que aún tenía sobre mi escritorio y que ya ni los recuerdos calentaban.

- !Increíble Capitán! ¿Como se puede sentir tanto en la distancia? - pregunté perpleja.

- Grumete, Cuando has vivido algo positivo, cuando esas sensaciones te han marcado y cambiado tu vida en lo más mínimo, la distancia lejos de olvidar, te hace aferrarte a ellas con más fuerza, tal vez porque es lo único que tienes, porque sueñas con esa posibilidad de un posible futuro, o simplemente, porque no ha pasado por tu vida nada mejor hasta ese preciso momento.
Eso era Rosita para mí, alguien cuyo paso por mi vida había arrasado y edificado un mundo nuevo, me había cambiado e incluso ilusionado soñando con un futuro para los dos, a pesar de esa distancia me aferre a ella con todas mis fuerzas, los recuerdos me quemaban por dentro, y mis sentimientos crecían porque nunca antes había sentido algo así.

- ¿Cómo recibió tu carta de despedida? ¿Respondió? - pregunté esperanzada, quería ver la angustia de mi Capitán resuelta.

- Un momento de silencio interrumpió nuestra conversación, él necesitaba su tiempo para contestar, aún hacía mella en su vida – Supongo que no la recibió muy bien - balbuceó.

- ¿Cómo es eso de que supones mi Capitán? - no entendía.

- Porque no recibí respuesta a mi carta de despedida – sentenció.

- ¿No contestó? ¿Tal vez no la recibió? - dije esperanzada.

- No contesto Grumete, por más que me duela es así, pude comprobar más tarde que efectivamente ella había recibido esa carta.
Un año después una tía suya viaja a Argentina y me entrega una carta de Rosita, de su puño y letra, además me asegura que todos en Italia están consternados por nuestra ruptura.
- Bueno al menos se sinceró en esa carta, imagino que te pediría explicaciones por tu ruptura, por esa carta de despedida. - mi ignorancia no tenía límites.

- Te equivocas, no entendí esa carta, a día de hoy no he podido hacerlo, bueno o tal vez sí, en ella iba todo y nada.
La carta de Rosita estaba vacía, me mandó con su tía un folio en blanco, arriba ponía mi nombre “Federico”, abajo solo ponía el suyo “Rosita”, nada más adornaba esa carta, excepto las huellas de las letras borrosas enjugadas por las lágrimas que intuyo que Rosita derramó mientras escribía nuestros nombres.
Dejó la carta en blanco, para que yo la completase, para que intuyera los sentimientos de rabia y desesperación que la habían llevado a derramar esas lágrimas, dejó el desenlace de esa última oportunidad entre nosotros dos a mi completa voluntad, en ella iba ese todo que jamás pude completar y que deseaba a su lado cada día de mi vida, así como en esa nada iba lo que quedo de nuestra relación fugaz y maravillosa que me cambio la vida hasta el día de hoy.

- Lo siento Capitán – dije consternada – jamás pensé que el desenlace de algo tan bello podía ser tan cruel.

- Tranquila Grumete, he aprendido en estos años que la felicidad no subsiste, sino que es tan fugaz y volátil como el paso de Rosita por mi vida, la vida se compone de pequeños momentos perdidos que juntos hacen palpitar nuestro corazón, hay amores que prevalecen por años y jamás han encontrado esa felicidad, sin embargo yo tuve la fortuna de sentirla a pesar de lo breve del momento, y si te soy sincero, viví de esos rescoldos durante años, esos recuerdos y ese sueño incumplido siguen alimentando lo que sentí por Rosita.


No lo podía creer, mi Capitán se había quedado anclado en el paso de Rosita por su vida, con ella lo poco pero intenso de sus vivencias en aquel buque, y tras ella esos sueños y esperanzas que quedaron tras el frio cristal de esa foto que ya no tenía claro si permaneció en su escritorio o no, aunque mi espíritu de aventurera pedía a gritos que la tuviese guardada en el cajón del tiempo.

5 comentarios:

  1. He leído muy lentamente tu introducción, volviendo atrás , releyéndote y queriéndote , haciéndome valorar de forma especial esa vela , la mía ¡Permíteme que me la adjudique así , porque la quiero!
    Con cariño.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adjudicada André, es para tí, te pertenece no solo por ser seguidor mio sino por ser mi amigo....Gracias!

      Eliminar
  2. i consider a magnific write and much talent y capacitation kisses andy

    ResponderEliminar
  3. Hola, ^_^ vengo de Adolescentealos28... donde ya me seguías, pero me he actualizado y me gustaría que continúes formando parte de todo, así que te invito a mi nueva casa, espero que te guste y te quedes ;)

    VioletaPurpurina.blogspot.com

    Bss de color Violeta...

    ResponderEliminar
  4. Hace mucho de esta entrada. ¿Dónde te has metido?

    ResponderEliminar

Saca el escritor que llevas dentro

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...