Caminar es mejor que llegar

Aunque a veces el camino sea duro, tenebroso, incierto, no hay nada más placentero y gratificante que seguir caminando, pues la riqueza de todo camino reside ahí, en el día a día, paso a paso, puede que jamás lleguemos al final, o puede que si llegamos, nos encontremos que no hay nada de lo que esperábamos, sin embargo siempre nos quedarán esas pisadas, a veces firmes y otras asustadas, aquello que si hemos podido vivir y experimentar a diario y que forma parte del camino para llegar a nuestros sueños, a nosotros mismos.

Hazte seguidor

Seguidores de mi blog en Google +

A MIS SEGUIDORES

Mis queridos seguidores, apenas hace unos meses empezaba este camino en solitario con la llama de la ilusión encendida, una llama ansiosa por gritar, por mantenerse, por iluminar de algún modo el camino de esa gente que aunque no conocía sabía que estaban ahí.
Un camino duro si lo ves como una meta para saltar a la luz literaria, pero si lo sientes como una vía de escape necesaria en tu día a día, que te hace evadirte de estrés siendo tu misma, es muy pero que muy gratificante, ya que la mayoría de la gente que se esconden tras esos avatares son increíbles personas.
Hoy quiero daros las gracias desde el corazón a todos y cada uno de mis seguidores, empezando por Marilyn a la cual tengo especial cariño, ella fue la primera en visitar mi espacio y en traerme esa sensación de que lo que escribes llega de algún modo, gusta, y que algunas veces esas vivencias que plasmo, son compartidas, mucho más de lo que imagino cuando escribo.
Gracias a todos esos que llegaron después y a los que aún no han llegado pero que están en camino.
Gracias a todos esos que me siguen en el anonimato y disfrutan no solo con seguir mi blog, sino con seguir mi vida y para los cuales se que soy y me siento importante.
Gracias a todos los que me comentan aunque no me sigan, a los que me siguen sin comentarme.
Jamás pensé llegar al impensable numero de 100 seguidores, no auguraba ni llegar a 20, sé que muchos de vosotros sabéis como me siento porque tenéis muchos más que yo, mi satisfacción no es por el número, sino porque detrás de de ese número estáis vosotros esperando lo que tengo que decir, viviendo lo que yo vivo, intentando comprenderme y conociéndome a través de mis palabras, lo más importante de todo, es que la mayoría de vosotros vais en la misma dirección que yo y valoráis ese cariño, esos detalles, esa constancia, esa necesidad y esa ilusión.

Así pues mi regalo de hoy para cada uno de vosotros es una pequeña vela que vosotros habéis ido encendiendo estos meses y habéis colocado en mi camino, una vela que mantenéis y que cada día sigue iluminando mis letras, mis pensamientos, esa ilusión que se acrecienta. GRACIAS A TODOS POR ENCENDER ESA LUZ EN MI CAMINO.

Algunos habéis llegado hasta aquí por casualidad, a otros os ha traído algún seguidor mio, otros os habéis sentido atraídos por mis palabras ya que yo os encontré primero.....pero eso da igual, lo importante es que estáis aquí, y me siento un poco en deuda con vosotros, por lo tanto en cuanto termine mi novela os contaré como llegué yo hasta vosotros, no quiero meter ninguna entrada entre medias.



Sé el primero de tus amigos

25 noviembre, 2012

Cuaderno de abordo, en torno al mar (Capítulo IV)


Mientras la luz de la luna guiaba al Capitán mar a dentro en busca de Rosita, la Grumete paró el presente dejándolo flotar en el agua del mar.
No quería avanzar sin el Capitán, no estaba dispuesta a continuar el viaje sola mientras él estaba inmerso en sus pensamientos, si lo habían iniciado juntos, así lo iban a continuar.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    
Cuando la embarcación se detuvo, ella se puso a contemplar el agua que gracias a la luz de la luna llena, parecía un espejo en medio de la gran inmensidad.
El agua azulada la incitaba a sumergirse en sus propios pensamientos mientras, esperaba el regreso del Capitán que minutos antes, había zarpado imaginariamente 60 años atrás.
La Grumete se veía reflejada en ese espejo de agua salada cubierta por una noche mágica y allí inició un monólogo con ella misma, tras entender que la magia vive en nosotros mismos, solo tenemos que creer en ella.

Se preguntaba de nuevo que hacía allí, a bordo de un barco desconocido con un Capitán que no había visto en su vida, ella tenía su propia historia, su vida, sin embargo había sentido una profunda necesidad de sumergirse en la historia de aquel hombre.
Como bien aseguraba el Capitán, era un hombre de edad avanzada cuyas travesías ya serían muy pocas.

En las primeras palabras que aquel Capitán cruzó con la Grumete, ésta palpó la necesidad de aquel hombre por sacar de él todo lo que le arañaba el pecho, todos esos recuerdos y vivencias que guardaban en lo más profundo de él, como el mayor y más preciado tesoro.
A la muchacha le impactó esa confianza extrema y la necesidad enorme de sincerarse que tenía.
Tal vez por eso inició este viaje sin rumbo con él, se estaba dando cuenta, que a medida que surcaban las aguas del día a día, la historia del Capitán le despertaba mayor interés, un interés que mezclado con la necesidad de sincerarse de él, la habían embarcado en este presente donde ahora se encontraba.

A medida que la muchacha era engullida por el reflejo de ella misma en el agua salada, entendía que el principal  motivo por el que se encontraba allí, era que el Capitán la había buscado, en realidad ella intuía que él la había buscado durante años ya que esa necesidad de sacar todo lo que llevaba dentro lo había perseguido siempre, como si en realidad nunca hubiera querido dejar atrás el pasado, como si nunca hubiese bajado de aquel buque ni hubiese visto de nuevo la luz del sol, en su cielo seguían brillando miles de estrellas que velaban por su historia con Rosita, que guardaban sus más profundos sentimientos junto aquella ilusión que jamás se diluyó como lo había hecho espuma del mar. Todas aquellas preguntas sin respuesta, los temores que lo intimidaban, la inocencia de su adolescencia, las ilusiones compartidas, aquellos sentimientos experimentados que no anclaron en el pasado, se encargaron día a día de transportarlo y mantenerlo en su presente, un presente que ahora necesitaba compartir y volver a experimentar de algún modo.
Ella sabía que el Capitán la necesitaba en este último tramo de su vida, confiaba en él con la misma intensidad que él lo hacia en ella, una chica entregada al momento, al vivir el instante intensamente, a exprimir cada segundo de su vida para sacarle el máximo partido, no hubiera podido negarse a brindarle al Capitán su compañía, su apoyo, su asombro, a escucharle y acompañarle hasta el final, a compartir aquellos momentos mágicos que aunque no le pertenecían, los sentía un poco suyos también. Aquella Grumete, necesitaba mitigar esa necesidad del Capitán de revivir  y retomar su historia de vida que habían marcado sus pasos hasta ponerle frente a ella, necesitaba sentirse útil, necesaria e importante, justo lo que podía sentir desde la llegada del Capitán a su vida.
El Capitán contaba con esa mano amiga en la que confiar todo lo importante que le había sucedido con el paso de los años y había tatuado su interior, sin duda, la Grumete necesitaba de un Capitán que le señalara que el camino hacia los sueños existe, solo tienes que seguirlos con todas tus fuerzas, que todo lo que vivimos queda grabado en nosotros y nos condiciona a ser lo que somos, y no lo que queremos ser, que nos identifican nuestros actos mucho más que  nuestras propias palabras, que no hay mayor satisfacción que sentirse útil para el necesitado, aunque seamos un hilo fino de luz en medio de las tinieblas, que si hacemos lo que deseamos en cada momento sin seguir directrices ni teorías, dando lo que somos, ¡Nuestra vida merece la pena!
Aquel era el reino donde la Grumete vivía, un reino gobernado por la lucha, la constancia, la entrega, la comunicación, el apoyo, el compañerismo, cuya bandera hondeaba en forma de orgullosa locura…una locura que no todo el mundo era capaz de entender.

Todo ocurre por alguna razón en esta vida, y aunque todo tiene un antes y un después, no podemos averiguar el porqué de las cosas que nos suceden hasta que no miramos atrás, pero para ello primero hay que continuar, seguir avanzando hacia delante.

La Grumete volvió de sus pensamientos a la realidad y se dio cuenta que el Capitán la estaba observando.
-         ¿Volviste mi Capitán?
-         Sí, volví, entre mi historia y yo hay un puente tejido por una realidad inminente que cruzo cada vez que necesito encontrarme con esos momentos. Hacía mucho que no los volvía a vivir a fondo.
-         Imagino Capitán, debe ser difícil adaptar el pasado al presente que vivimos.
-         A veces querida Grumete, el pasado y el presente no son compatibles, tanto es así que por eso vivimos en tiempos distintos.
-         ¿Cómo se siente Capitán?
-         Me siento como aquel chico de 19 años que era capaz de vibrar por las emociones que provocaban los acontecimientos.
Me siento afortunado por haber tenido esa oportunidad y haber     vivido lo que te cuento, pero aún más afortunado por poder compartirlo contigo 60 años después y que a pesar de todo este tiempo no haya cambiado nada dentro de mí, aunque lo di todo por perdido, esa ilusión jamás morirá en mí.
-         En efecto Capitán, tienes motivos para sentirte afortunado, y yo tengo motivos para agradecer tu máxima confianza en mí.
-         ¿Te apetece continuar? – me preguntó con los ojos inundados por la nostalgia.
-         ¿Y aún lo pregunta mi Capitán? Por supuesto que sí, a eso he venido, a conocer de ti y de tu historia mientras navegamos juntos por el mar de la vida.

El Capitán prosiguió con una sonrisa dibujada en el rostro y con la convicción de que no se había equivocado al elegir a su confidente.
Había encontrado alguien muy distante en edad, pero muy cercana espiritualmente, muy semejante en vivencias y modos de vivir, en creencias e inquietudes.
Sus coordenadas espirituales les fijaron el mismo rumbo, la brújula de sus corazones les llevó a encontrarse a pesar del tiempo y la distancia.

-         Durante los 12 días restantes de travesía por aguas del Atlántico, seguí disfrutando de la presencia y la compañía de Rosita, pude conocer más de ella y de su vida, fueron días inolvidables donde nuestra ilusión se acrecentaba tan velozmente como la noche se ponía y daba paso al nuevo día, días que se esfumaban rápidamente como la estela de espuma que el trasatlántico dejaba sobre el mar que quedaba atrás. Fue inolvidable todo lo que viví a su lado, como inolvidable fue aquella madrugada donde cruzamos Gibraltar y vi por primera vez a mi deseada España en medio de miles de olas bordadas de espuma blanca.
Ya en aguas Mediterráneas y bordeando tan soñada España disfrutaba de mis últimos días junto a Rosita. Cuando quisimos darnos cuenta el trasatlántico atracó en el puerto de Barcelona.

El pecho del Capitán se aceleró al llegar a este punto de su historia, él se estaba abriendo interiormente a mí como las flores se abren en primavera impregnándonos con su fragancia, yo percibía la fragancia melancólica del Capitán, no tenia que imaginar como se sentía en este momento, lo sabía perfectamente.
A mi mente llegaban intermitentemente imágenes de esas despedidas que se aproximaban y de esos encuentros tan esperados fruto de aquel viaje tan deseado.
En la mirada del Capitán brotaban lágrimas producto de esas alegrías y de esas partidas inevitables.
Mientras mi Capitán intentaba alcanzar su pulso, yo escuchaba retumbar en mis tímpanos el sonido de aquel buque atracando.

Nuestro presente continuaba varado en medio del mar, expectante de aquella historia vivida en las mismas aguas.
La luz del nuevo día asomaba tímidamente tras el horizonte que nos aguardaba, sin lugar a dudas, alcanzaríamos ese horizonte, nuestro horizonte.

“Un buscador no es alguien que necesariamente busca, sino todo aquel que es capaz de detectar algo nuevo en su vida, alguien que encuentra”
    



44 comentarios:

  1. Aún conociendo tu enorme capacidad de dar el alma, sabiendo de tu innata capacidad de interpretar vivencias de otras personas, reales o imaginarias, (Que eso es escribir una novela...!), y además tener el pleno convencimiento que tu, Amparo, eres y serás mi AMIGA siempre y mientras Dios me mantenga con vida... aún con todas esas felices comprobaciones que se me han revelado de ti, querida Amparo... No logro salir de mi asombro al leer este capítulo extraordinario de tu novela del mar...! Has interpretado cabalmente aquello que te he contado de hechos de mi muy lejana juventud y no sólo eso, sino que escribes palabras y pensamientos míos que nunca te he dicho, por falta de tiempo material para hacerlo pues hace poco que nos conocemos...!. Tal es la magia de tu pluma: darle al relato una tremenda actualidad y contar de mi, de mi historia personal, aspectos más allá de lo que yo sabía o interpretaba de aquello.

    Este capítulo describe los hechos con una capacidad de interpretación de tu parte que me conmueve, además te describe a ti, grumete, tal y como realmente eres.

    Gracias, Muchas gracias Amparo. Lo que estás escribiendo es un "Volver a vivir", luego de tantos años.

    Un enorme beso para ti

    Federico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te dije en el correo, me arriesgue a plasmar aquello que yo siento o intuyo, a expresar eso que veo en ti cuando miras atrás y te reencuentras con el pasado, es para mi un privilegio poder conocer tu historia y compartirla hasta tal punto de revivirla los dos a bordo de este presente que es en realidad con lo que contamos ahora, se que te sientes afortunado por todo lo vivido y créeme que tienes motivos mas que suficientes para hacerlo.
      Me alegro de haber dado en el clavo y que te haya llegado tal y como yo quería, eso es la aventura, arriesgarse pese a todo, y yo arriesgo en esta novela mis percepciones, mis propias sensaciones y mis dilemas.

      Gracias a ti por regalarme este viaje en el tiempo y por darme la oportunidad de hacerlo de tu mano.

      Besos verdes para ti.

      Eliminar
  2. Me gustas como escribes y como tu relato recrea la situaciòn de cada escena.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fus, gracias de nuevo por tu visita y comentario en mi espacio, es un privilegio tenerte aquí. Gracias por tu valoración sobre mi forma de escribir, me alegro que puedas disfrutar de mis palabras.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Escribes y describes muy bien, Amparo. Es un gusto seguirte tramo a tramo, capítulo a capítulo.
    Un fuerte abrazo.
    Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, bienvenido a mi espacio, gracias por tus palabras que me animan a continuar adelante, gracias por seguirme en mis relatos tramo a tramo....ya que al final no hay nada, lo único que nos queda es el camino, y si lo disfrutamos en compañía es más placentero.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Fantástico!!! como narras... y a mi que me gusta la aventura!...
    Una prosa poética ya que empleas mucho las metáforas... bello...
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Duarte, bienvenido también a mi espacio, gracias por subirte a bordo de mi presente sin equipaje y surcar el mar de la comunicación y del momento.
      Gracias por tu critica constructiva sobre mi forma de escribir, me alegro de que estés aquí.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. ¡¡pero que gusto!! Yo no he llegado por casualidad, sino desandando el camino de tu gentil enlace a Google. Escribes maravillosamente, y en este momento me llevo el link para ponerlo en "los blogs que sigo" y estar pendiente de tus entradas.

    Un afectuoso saludo desde Mèxico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adelfa, me alegro de que estés aquí entre mis palabras, y que no haya sido por casualidad sino siguiendo ese camino que te trajo hasta mí, es un doble gusto saber que he sido buscada.
      Gracias por tu valoración sobre mi forma de escribir, vosotros mis seguidores, me animáis a hacer realidad mi sueño, me siento mariposa aunque no pueda volar.

      Besos desde España

      Eliminar
  6. Un cordial saludo y mi enhorabuena por estos textos tuyos tan rebosantes de buena literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, Bienvenido a mi blog, me alegro de que estés aquí, es un privilegio tener entre mis seguidores a un poeta que ha viajado por rincones del mundo y ha adquirido de ellos una riqueza personal.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Cuan grande mi sorpresa, menos mal que estaba sentada je je, al ver la foto que ilustra tu post de hoy.
    En ese barco de niña navegaba a las costas Brasileras con mi madre, abuela y hermano.
    Mi madre amaba Brasil y las vacaciones de invierno las pasabamos en ese pais,ibamos y regresabamos en barco, otro que recuerdo fue el Conte Grande.
    Que pequeño es el mundo!!!!!!!

    Gracias por tu visita

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo es un pañuelo Abuela ciber, me alegro que hayas conocido de cerca ese buque, así lo sentirás todo más real y podrás viajar en el tiempo junto al Capitán y su Grumete.

      Me alegro de tenerte aquí, entre mis palabras, Gracias.

      Besos

      Eliminar
  8. El buscador es alguien que encuentra...-sacar todolo que le arañaba el pecho...para así alcanzar nuestro horizonte.
    Todo está lleno de hermosas metáforas , ¡Tú eres una fabulosa poeta!.
    El argumento me fue llevando de la mano hasta sentirme dentro y recibir las sensaciones que transmites .
    Eres buena,¡muy buena!.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola André, de nuevo gracias por volver a esta tu casa, no se si soy una fabulosa poeta, ni siquiera si soy buena en mis pinitos sobre escritora, pero puedo asegurarte que a mi personalmente me sirve de mucho pues puedo ser yo misma, indagar en mi interior, conocerme, aceptarme y deleitarme con mis palabras, te confieso que después de escribir, releo las entradas y quedo impresionada cuando leo, así que me quedo con esas sensaciones.

      Gracias por tus palabras
      Besos

      Eliminar
  9. Gusto en conocerte, escribes muy lindo y, es cierto todos llevamos un escritor o un artista adentro. Un saludo afectuoso, gracias por darte una vuelta. Rondaré por aqui...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lao Bienvenido, igualmente, gusto en conocerte también, me alegro que te guste mi forma de expresar, gracias por tu interés en volver.

      Besos

      Eliminar
  10. Hola Amparo:
    Gracias por tan lindo comentario dejado en mi blog.
    Ahora, soy yo, la que te visito y todo lo que he leído, es maravilloso.
    Me llama la atención que ames tanto el mar y te refugies en el.(Lo mismo que yo)Ya me tienes como seguidora. Me encanta, como escribes y me encanta tu Ciudad, la que tuve la oportunidad de conocer en la primavera pasada.
    Te envío, las direcciones de mis otros blogs y espero tus comentarios. http://cuentosparaunatardedeinvierno.blogspot.com
    thhp://cortesiayprotocolosocial.blogspot.com
    Me gustaría que hicieras parte de mis seguidores.
    Un gran abrazo desde América,
    Eva Margarita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva, gracias por venir a conocerme y por quedarte entre mis seguidores, aunque me alegra mucho más que tengamos en común nuestro amor por esa gran inmensidad de agua salada como lo es el mar.

      Iré a conocer tus blogs
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Querida Amparo, la unión de ellos en la inmensidad del mar, en extremos de la vida, compartiendo recuerdos es maravilloso, por la forma en que relatas, pude vivir en tus palabras todo.
    La frase final lleva a reflexionar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lapislazuli, efectivamente están unidos en la inmensidad del mar, y aunque están en extremos de la vida, ellos se sienten que van en el mismo camino, en la misma dirección, al mismo son.
      Gracias por meterte en la piel de los protagonistas.

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Genial. Se esta poniendo muy interesante. Ella sabe porque esta ahi, para escuchar a si capitán, ella es alguien con quien puede abrirse. Me encanta el final. Un buscador encuentra. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia, si se está poniendo interesante, nadie sabe qué les depara el horizonte a estos dos corazones aventureros, ni siquiera yo que tengo el lápiz en la mano.
      Ella sabe porqué está a su lado, necesita hacerlo.
      Gracias por estar de nuevo entre mis palabras.
      Besos

      Eliminar
  13. Qué alegría volver a contemplar tus letras, tu forma de escribir y sentir. Me alegra saludarte. un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco, cuanto tiempo, gracias por volver, pero sobre todo por seguir disfrutando de mis entradas.
      Me alegro que estés aquí.
      Besos

      Eliminar
  14. me he convertido en 'buscador'
    porqué encontré un gran relato
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Omar, me alegro de que te hayas convertido en un buscador, ojalá no dejes de serlo jamás, sera seña de que has encontrado lo que necesitabas en cada momento.

      Saludos

      Eliminar
  15. Querida Amparo siempre es un placer la lectura amena y en eso tú eres una maestra.
    Mil gracias por estar siempre.

    Te dejo un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Teresa también es un placer para mi recibirte en esta mi casa con los brazos abiertos.
      Gracias a ti por refugiarte en mis palabras y vivencias.

      Te devuelvo ese beso tan enorme como el mar que envuelve al Capitán y al Grumete

      Eliminar
  16. Muchísimas gracias Amparo por invitarme a navegar en esta historia tan profunda e interesante. En tus letras hay lecciones de vida y reflexiones considerables.
    Muchos besos. Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu permanencia junto a mis palabras y por sumergirte en mis sensaciones y en esta historia que tiene más de real que de fantasía, me alegro de que encuentres esos pequeños mensajes ocultos que intento dar a cada uno de mis escritos.

      Muchos besos

      Eliminar
  17. Querida Amparo,
    me faltó tiempo para venir a tiempo y degustar tu novela. Hoy pude hacer y como siempre encantada con tus letras. Las vivencias crecen, los hechos se multiplican, los colores y los sentimientos se dan por doquier. Es un gusto leerte.
    A la espera de otro nuevo capítulo, te dejo mi abrazo cálido.
    Feliz domingo en familia y muchas bendiciones.
    Paz y Bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita Genessis, efectivamente siempre que el camino continua los hechos crecen y las vivencias se intensifican.
      Es un gusto tenerte entre mis letras.

      Besos

      Eliminar
  18. Hola Amparo, volví por el capitulo restante...
    parace que ellos estaban predestinados,
    (una historias de buenos confidentes)
    muy bueno este capitulo.

    Te deseo una gran semana
    un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ariel, veo que te pusiste al día de un plumazo, te adentraste en el mar de sentimientos que azotan mi corazón últimamente, es un placer tenerte aquí.
      Parece que estaban predestinados, aún falta averiguar mucho de estas dos almas tan similares.

      Besos

      Eliminar
  19. Hola!!!Tienes una seguidora más!!! me verás más por aqui porque me gusta como escribes!!
    Me haría muchísima ilusión que me siguieras porfis!!
    http://www.colasdesirena.blogspot.com.es/
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Colas de Sirena, gracias por formar parte de mis seguidoras, bienvenida, gracias por tus palabras, por supuesto que iré a conocerte.

      Besos

      Eliminar
  20. Cuánto me ha gustado este relato mezcla de ficción y realidad.
    Derspués de esta lectura nos haremos todos buscadores :)
    Muy agradecida por pasarte por mi espacio para decir que habías regresado.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar, un gusto tenerte por aquí de nuevo, en verdad es mezcla aunque lleva más de realidad que de ficción.
      Ya somos todos buscadores, ojalá jamás dejemos de serlo.
      Gracias por tu visita, Besos

      Eliminar
  21. Genial como interiorizas en los sentimientos! Te sigo con entusiasmo y quedo a la espera del siguiente capítulo.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que interiorizar siempre en los sentimientos, son lo más valioso que tenemos, tenemos que exprimir a tope esas sensaciones que nos aportan y son gratificantes para dar vida a nuestro ego y a nuestra alma.
      Gracias por seguir embarcada en mi aventura.
      Besos

      Eliminar
  22. Y seguimos expectantes.... me gusta la historia, como relatas con tanto detalle como siempre ... un beso Amparo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patty, seguimos expectantes si, gracias por tus palabras y seguir conmigo perdida en este mar de sentimientos.
      Un beso

      Eliminar

Saca el escritor que llevas dentro

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...