Caminar es mejor que llegar

Aunque a veces el camino sea duro, tenebroso, incierto, no hay nada más placentero y gratificante que seguir caminando, pues la riqueza de todo camino reside ahí, en el día a día, paso a paso, puede que jamás lleguemos al final, o puede que si llegamos, nos encontremos que no hay nada de lo que esperábamos, sin embargo siempre nos quedarán esas pisadas, a veces firmes y otras asustadas, aquello que si hemos podido vivir y experimentar a diario y que forma parte del camino para llegar a nuestros sueños, a nosotros mismos.

Hazte seguidor

Seguidores de mi blog en Google +

A MIS SEGUIDORES

Mis queridos seguidores, apenas hace unos meses empezaba este camino en solitario con la llama de la ilusión encendida, una llama ansiosa por gritar, por mantenerse, por iluminar de algún modo el camino de esa gente que aunque no conocía sabía que estaban ahí.
Un camino duro si lo ves como una meta para saltar a la luz literaria, pero si lo sientes como una vía de escape necesaria en tu día a día, que te hace evadirte de estrés siendo tu misma, es muy pero que muy gratificante, ya que la mayoría de la gente que se esconden tras esos avatares son increíbles personas.
Hoy quiero daros las gracias desde el corazón a todos y cada uno de mis seguidores, empezando por Marilyn a la cual tengo especial cariño, ella fue la primera en visitar mi espacio y en traerme esa sensación de que lo que escribes llega de algún modo, gusta, y que algunas veces esas vivencias que plasmo, son compartidas, mucho más de lo que imagino cuando escribo.
Gracias a todos esos que llegaron después y a los que aún no han llegado pero que están en camino.
Gracias a todos esos que me siguen en el anonimato y disfrutan no solo con seguir mi blog, sino con seguir mi vida y para los cuales se que soy y me siento importante.
Gracias a todos los que me comentan aunque no me sigan, a los que me siguen sin comentarme.
Jamás pensé llegar al impensable numero de 100 seguidores, no auguraba ni llegar a 20, sé que muchos de vosotros sabéis como me siento porque tenéis muchos más que yo, mi satisfacción no es por el número, sino porque detrás de de ese número estáis vosotros esperando lo que tengo que decir, viviendo lo que yo vivo, intentando comprenderme y conociéndome a través de mis palabras, lo más importante de todo, es que la mayoría de vosotros vais en la misma dirección que yo y valoráis ese cariño, esos detalles, esa constancia, esa necesidad y esa ilusión.

Así pues mi regalo de hoy para cada uno de vosotros es una pequeña vela que vosotros habéis ido encendiendo estos meses y habéis colocado en mi camino, una vela que mantenéis y que cada día sigue iluminando mis letras, mis pensamientos, esa ilusión que se acrecienta. GRACIAS A TODOS POR ENCENDER ESA LUZ EN MI CAMINO.

Algunos habéis llegado hasta aquí por casualidad, a otros os ha traído algún seguidor mio, otros os habéis sentido atraídos por mis palabras ya que yo os encontré primero.....pero eso da igual, lo importante es que estáis aquí, y me siento un poco en deuda con vosotros, por lo tanto en cuanto termine mi novela os contaré como llegué yo hasta vosotros, no quiero meter ninguna entrada entre medias.



Sé el primero de tus amigos

08 noviembre, 2012

Cuaderno de abordo, en torno al mar (Capítulo III)


La noche ansiaba tanto como aquella muchacha las palabras del Capitán, las olas del mar mecían el barco del presente y los pensamientos de ambos, pensamientos que viajaban unidos, los recuerdos que al Capitán le aceleraban el corazón se entrelazaban con la necesidad de  imaginar de aquella Grumete.
Una noche que prometía tanto, como prometían los lazos de aquellas dos almas que se fundían entre pensamientos, vivencias, y sentimientos como la noche se acoplaba en perfecta sincronía a la luna que los estaba observando y que estoy segura que los envidiaba.

     - Mi padre se llamaba Luis – proseguía el Capitán – y mi madre Haidée, fruto de aquel amor nacieron mis hermanas y yo.
Nos criamos rodeados del calor familiar inconfundible, aunque la felicidad no era completa, la familia de mi padre vivía en España, y aunque esos lazos afectivos eran enormes, el Atlántico que nos separaba nos robaba aquellos besos y abrazos, la convivencia y aquella presencia física en nuestras vidas que toda relación necesita. 


Varias veces mi padre intentó viajar para visitarles, pero se suspendió por diversos sucesos, uno de ellos fue la Guerra Civil Española, sucesos que fueron haciendo la espera ansiada y algo muy interminable.
Mis abuelas siempre me hablaban de España y acunaban en mí esa esperanza e ilusión insaciable de conocerla, alimentaban mis ganas y mi imaginación cada vez que pensaba en aquella tierra, una tierra que para mí se ha hecho importante con el paso de los años, no solo por lazos afectivos, sino por sucesos que me han unido más a ella, pero eso mi querida Grumete, te lo contaré más adelante.

Aquella Grumete lo miraba embelesada mientras sus ojos se emocionaban por el sentimiento que el Capitán ponía en sus palabras, era increíble como recordaba cada detalle de su historia, el paso de los años no le había arrebatado ni una sola de las sensaciones vividas y experimentadas.
Esta vez tenía claro que no le iba a interrumpir, necesitaba que las palabras del Capitán fluyeran con soltura y calmaran las ansias y el misterio que aquella muchacha sentía.

       -   Con 19 años mi deseo y el de mi padre se cumplió, en noviembre de 1952, por fin se reencontraría con la familia después de 43 años de espera, yo iba a tener la oportunidad de conocerles y comprobar que aquella España de mis pensamientos era tan bella como me habían contado.
Embarcamos con mi hermana en un trasatlántico llamado “El Conde Biancamano”, el viaje de ida duró 16 días, días especiales e importantes para mi padre, y por supuesto para mí también.

A la Grumete cada vez le apasionaba y sorprendía más la historia del Capitán, se sentía parte de ella, tanto que podía cerrar los ojos y sentirse en aquel buque como si viajase en el mismísimo Titanic, por un momento pensó que en su historia también pudo haber un amor, eran tantas las suposiciones que aquella muchacha se hacía mientras escuchaba aquellas palabras, que prefería rellenar sus pensamientos con la realidad y para ello tenía que seguir escuchando al Capitán.

- Durante la travesía hubo días invernales en los que el frío se hacía    notar, aunque yo tuve la oportunidad de conocer el calor del amor en cubierta.
Conocí a Rosita, una muchacha realmente deliciosa con tan solo 16 años, nuestros caminos se cruzaron en aquel buque a los 4 días de navegar por el Atlántico, ahí comenzó nuestra historia de amor, en la inmensidad del mar, el mismo lugar donde años después desapareció.

-        ¡Caramba Capitán! – la Grumete sintió la necesidad de interrumpir aquel nudo en el pecho que se le había formado al Capitán con sus palabras y recuerdos.
No daba crédito a lo que escuchaba, su imaginación minutos antes había intuido de la existencia de ese amor que desde fuera se veía tan puro, tan verdadero, tan deseado y tan extrañado.
Por un momento la Grumete sintió miedo, estaba en la misma situación que el Capitán había vivido muchos años atrás, con una chica joven, entre olas y espuma, bajo un cielo de estrellas y bajo la mirada expectante de aquella luna que hipnotizaba a primera vista.
En seguida aquellos latidos que galopaban en su pecho como caballos desbocados, se detuvieron en seco al entender que el Capitán lo que menos necesitaba en estos momentos era enamorarse de nuevo, la necesidad de aquel hombre no era otra que compartir sus experiencias con aquella chica a la que empezaba a considerar su alma gemela, completar ese inventario de vida que había comenzado, viajar en el tiempo, sentir esos momentos que habían marcado su alma y que esos mismos caballos desbocados que habían dado a la estampida en su Grumete, siguieran su camino dentro de su pecho.
¿Y qué pasó con aquel amor mi Capitán? ¿Dónde está Rosita?

-         Pasó lo que tenía que pasar, con Rosita me ilusioné y de ella me enamoré como se enamora un adolescente que experimenta el amor por primera vez, la inocencia y la entrega es absoluta a esa edad, así fue como en una noche como la de hoy aproveché la oportunidad que me dio la vida de experimentar y desear a una mujer, el cielo estaba claro y cubierto con una alfombra de estrellas que brillaban como los ojos de aquella muchacha, como hoy brillan los tuyos, aquella luna gigante que era replica de la que hoy gozamos, iluminaba el marco exuberante donde nos encontrábamos haciendo que parte de esa luminosidad, salpicara en mi yo más interno.
Fue allí, envueltos por las sensaciones que sentíamos, nos dejamos llevar embriagados por el ronroneo del agua y el baile sutil de las estrellas, nuestros labios se encontraron propiciando así mi primer beso de amor.. 

-         ¡Guauuu! Que romántico mi Capitán, no puede haber marco más hermoso para comenzar una increíble historia de amor.

El Capitán hizo una pausa considerable en su historia, necesitaba reencontrarse de nuevo con Rosita en aquel buque, y una vez más, como tantas había tenido en su vida, había dejado volar su imaginación y había retrocedido en el tiempo haciendo a su Grumete participe de aquel encuentro y espectadora directa de aquel amor que el Capitán desprendía por sus retinas.
Ni siquiera las olas se atrevían a distraerlo  estaba absorto en sus recuerdos, sin duda la inmensidad del mar lo acercaba más a aquel primer amor, a aquellas sensaciones y aquella parte de la historia que aún desconocía al completo, pero lo que estaba descubriendo, le encantaba.
Mientras la Grumete esperaba que el Capitán volviese a la realidad, pensaba que no pertenecemos a un lugar por estar allí, sino por ser quienes somos, y estaba claro que la locura de aquella chica a pesar de ser introvertida, la llevaban al punto de aquella historia que el Capitán deseaba que conociera, a pesar de los años, la Grumete se sentía parte de aquel buque y por lo tanto parte de la vida del Capitán.







41 comentarios:

  1. Esos Recuerdos que sobrevuelan el inmenso espacio del Mar, dejando absorto a quien lo cuenta y ensemismado a quien es receptor.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu regreso Pedro, así es, el que lo cuenta se deleita mientras es compartido con el que escucha, siempre y cuando el que escucha se adentra en la historia contada.
      Abrazos

      Eliminar
  2. Asombroso querida Amparo, realmente asombroso tu relato, la simbiosis que tu realizas de los hechos reales y de los que imaginas, dando de esa forma a tu novela extraordinaria fuerza de documento histórico y de romanticismo clásico de entonces.

    Mis felicitaciones querida amiga del alma... Haces que reviva la historia fielmente, como si no hubiesen trascurridos los sesenta años que nos separan de aquel viaje... Gracias, muchas gracias...

    Besos

    Federico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Federico, es un documento histórico para ti y algún día también lo será para mi, gracias a ti por supuesto, en cuanto a la fuerza, la mantienes tu sin borrar un ápice de tan bellos recuerdos.

      Gracias por tu felicitación, pero te recuerdo que sin ti no seria posible.
      Besos

      Eliminar
  3. Hola Amparo!!!!
    Tengo que ponerme al día con tu relato que ya vas por el capítulo tercero, lo iré leyendo para poder comentarte de verdad sobre él, lo que he leído me ha gustado, es muy interesante tu forma particular de contar tu historia, engancha!!!
    Te volveré a comentar mejor la próxima vez, solo quería que supieras que estoy aquí de nuevo contigo y ...me subo al barco!!
    Un abrazo y mi cariño!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estrella, ponte al día cuando quieras y tengas tiempo, se que te gusta lo que lees, prueba de ello es que vuelves, no importa cuanto tardes en regresar, te siento conmigo y eso es lo que importa.... Yo tampoco tengo mucho tiempo últimamente de visitar vuestros blogs.

      Un abrazo reciproco

      Eliminar
  4. Un relato maravilloso, con una realidad sorprendente, donde las circunstancias hicieron que la historia fuera real.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fus, bienvenido de nuevo a mi casa, maravilloso es contar con tu presencia entre mis palabras, sin vosotros nada de esto tendría sentido.
      En efecto es una realidad sorprendente que si a nosotros nos engancha imagínate a los protagonistas de tan bella y peculiar historia...Que envidia más sana!!!

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Muy buen relato Amparo, como siempre con mucho sentimiento donde se van mezclando las realidades y las fantasías.
    Un gusto leerte.
    Abrazos cálidos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi querida Genessis, me encanta que te guste el relato, en efecto van muchos sentimientos compartidos, en esta historia soy una más, como vosotros, la veo y la siento desde fuera pero a la vez muy dentro.
      Te aseguro que la realidad pesa en estas palabras más que las fantasías.

      Abrazos

      Eliminar
  6. Admiro tu buena narrativa querida Amparo. Ya sabes que ando con el blog medio en paro, pero prometo pasar despacio por tu espacio. Gracias siempre por tus visitas.

    Te dejo un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teresa, gracias por tu admiración a mi forma de escribir, es un placer compartir con lectores tan amables y entregados como vosotros.
      Te esperare siempre que te apetezca volver, gracias por tu interés y constancia.
      Un beso enorme

      Eliminar
  7. muy entretenido, con ejemplares mensajes
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Omar, me alegro que cojas esos mensajes ocultos, señal de que estas receptivo. Saludos

      Eliminar
  8. A mi me encanta como me transportas, sabes, el que logres regresar al momento justo, ese que marcó tu vida y que lo hagas así tan absorto, sin que nada pueda interrumpir ese recuerdo, es por demás placentero, eso me gusta mucho en tus relatos, que lo lleva a un punto de disfrute y entrega total.

    Besos mi linda Amparo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ame, a mi me encanta que vuelvas, gracias por tu critica positiva siempre sobre mis textos, es un placer y orgullo compartir con vosotros.
      Tienes razón, ponerse en la piel del protagonistas es disfrutar totalmente de la historia que se cuenta.... Gracias por tu entrega.

      Besos linda Ame

      Eliminar
  9. Solos en la inmensidad del mar, compartiendo recuerdos,
    Bien logrado el relato, que como la grumette compartí el viaje en el trasantlantico
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lapislazuli, solos en la inmensidad del mar, con un futuro incierto y observando el horizonte que los aguarda, tras el esta sus destinos.

      Gracias por embarcarte en esta aventura.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Hola Amparo, buenos días,precioso relato, muy emocionante,felicidades amiga, gracias por compartir tus letras.
    Yo cogere un descanso en mi blog pero antes quería pasar por aquí a dejarte un saludo. Un fuerte abrazo. Que pases un lindo día.

    Lola Barea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola, buenas tardes, gracias por tu comentario en mi espacio, es emocionante descubrir como os llegan mis palabras y os sentís parte de esta historia que es un placer compartir.

      Mas gracias aún por tu saludo y por el detalle de acordarte de mi..Un abrazo especial.

      Eliminar
  11. No hay camino para la paz, la paz es el camino. Feliz Viernes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Soledad, en efecto todos buscamos esa paz interior para marcar el camino. Feliz semana

      Eliminar
  12. Buen relato. Me ha hecho gracia cuando dice: las olas del mar mecían el barco, porque me ha recordado un viaje que hice yo y no pude ni hacer pis de tanto oleaje, ja ja ja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lobezna, yo también hice un recorrido en Málaga desde Fuengirola a Torremolinos, menos de 15 minutos y me maree, jejje
      Una sensación diferente.

      Besos

      Eliminar
  13. No he podido evitar sonreír cuando he leído el pensamiento de la Grumete.
    Siempre pensamos que en determinados momentos no es bueno enamorarnos o que el otro se enamore cuando al realidad es que el amor llega y prende el enamoramiento sin tener en cuenta si es el momento adecuado o no.
    La mente y sus cosas!!! :)

    Hay amores que siguen intactos toda la vida.
    Veremos qué les depara la travesía.

    Abrazo Amparo, buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verónica, tienes razón, uno no determina cuando ni donde ni mucho menos de quién se enamora, el amor llega sin avisar, y si haces caso omiso, puede que no regrese jamás a tu vida, aunque siempre existen esos miedos.

      Veremos que guarda la inmensidad del mar para ellos.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Maravilloso relato. El compartir recuerdos y que la otra persona los viva es mágico. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia, Gracias por tus palabras. Con los recuerdos pasa como los sueños, compartirlos es otra forma de vivirlos.
      Besos

      Eliminar
  15. Tienes la habilidad de narrar como haciendo que uno pueda ver, pensar y sentir como tus personajes!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Soñadora, Gracias por tus palabras y lograr ver eso que quiero transmitir, no hay mayor gratificación para la persona que escribe.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Que lindo y el mar acoje muchas veces recuerdos inolvidables verdad Amparo??? que lindo este capítulo... besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patty, el mar es tan inmenso como el horizonte que nos espera, en su profundidad habitan la intensidad de nuestros sentimientos.
      Gracias por tu visita una y mil veces.

      Besos

      Eliminar
  17. Me gusta esto esta enganchándome
    Un besote

    ResponderEliminar
  18. Muy buen relato con secuencias maravillosas. Me encantó. Un abrazo. Tirnrd un premio en mi blog Con los ojos del alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alma!!! es un placer volver a verte por aquí, iré a por tu premio, gracias.

      Un beso

      Eliminar
  19. ¡Qué profundidad y sencillez hay en tu relato!. ¡Cuánto para reflexionar y cuánto para agradecer!. Me gusta muchísimo Amparo. Te felicito.
    Muchos besos. Rosa.

    ResponderEliminar
  20. Hola Rosa, en si la vida es demasiado sencilla, nosotros la complicamos.
    Gracias por tus comentarios, sabes que son importantes para mi.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Hola Amparo, si si, yo!
    ufff me está enganchando pero aquí van a dar las 6 am... mañana seguiré con el restante!

    mmmm estaremos en presencia de otra Rosita? =(
    excelente historia!

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te hayas enganchado, gracias por terminar tu día conmigo, te espero en el próximo capitulo, a ver que pasa con Rosita.
      Besos

      Eliminar
  22. ¿Que tendrán las historias de amor?
    La magia ante de escucharlas.
    Por eso nos ponemos en posición para escuchar y abrimos los ojos para poder apreciar la escena.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar

Saca el escritor que llevas dentro

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...