Caminar es mejor que llegar

Aunque a veces el camino sea duro, tenebroso, incierto, no hay nada más placentero y gratificante que seguir caminando, pues la riqueza de todo camino reside ahí, en el día a día, paso a paso, puede que jamás lleguemos al final, o puede que si llegamos, nos encontremos que no hay nada de lo que esperábamos, sin embargo siempre nos quedarán esas pisadas, a veces firmes y otras asustadas, aquello que si hemos podido vivir y experimentar a diario y que forma parte del camino para llegar a nuestros sueños, a nosotros mismos.

Hazte seguidor

Seguidores de mi blog en Google +

A MIS SEGUIDORES

Mis queridos seguidores, apenas hace unos meses empezaba este camino en solitario con la llama de la ilusión encendida, una llama ansiosa por gritar, por mantenerse, por iluminar de algún modo el camino de esa gente que aunque no conocía sabía que estaban ahí.
Un camino duro si lo ves como una meta para saltar a la luz literaria, pero si lo sientes como una vía de escape necesaria en tu día a día, que te hace evadirte de estrés siendo tu misma, es muy pero que muy gratificante, ya que la mayoría de la gente que se esconden tras esos avatares son increíbles personas.
Hoy quiero daros las gracias desde el corazón a todos y cada uno de mis seguidores, empezando por Marilyn a la cual tengo especial cariño, ella fue la primera en visitar mi espacio y en traerme esa sensación de que lo que escribes llega de algún modo, gusta, y que algunas veces esas vivencias que plasmo, son compartidas, mucho más de lo que imagino cuando escribo.
Gracias a todos esos que llegaron después y a los que aún no han llegado pero que están en camino.
Gracias a todos esos que me siguen en el anonimato y disfrutan no solo con seguir mi blog, sino con seguir mi vida y para los cuales se que soy y me siento importante.
Gracias a todos los que me comentan aunque no me sigan, a los que me siguen sin comentarme.
Jamás pensé llegar al impensable numero de 100 seguidores, no auguraba ni llegar a 20, sé que muchos de vosotros sabéis como me siento porque tenéis muchos más que yo, mi satisfacción no es por el número, sino porque detrás de de ese número estáis vosotros esperando lo que tengo que decir, viviendo lo que yo vivo, intentando comprenderme y conociéndome a través de mis palabras, lo más importante de todo, es que la mayoría de vosotros vais en la misma dirección que yo y valoráis ese cariño, esos detalles, esa constancia, esa necesidad y esa ilusión.

Así pues mi regalo de hoy para cada uno de vosotros es una pequeña vela que vosotros habéis ido encendiendo estos meses y habéis colocado en mi camino, una vela que mantenéis y que cada día sigue iluminando mis letras, mis pensamientos, esa ilusión que se acrecienta. GRACIAS A TODOS POR ENCENDER ESA LUZ EN MI CAMINO.

Algunos habéis llegado hasta aquí por casualidad, a otros os ha traído algún seguidor mio, otros os habéis sentido atraídos por mis palabras ya que yo os encontré primero.....pero eso da igual, lo importante es que estáis aquí, y me siento un poco en deuda con vosotros, por lo tanto en cuanto termine mi novela os contaré como llegué yo hasta vosotros, no quiero meter ninguna entrada entre medias.



Sé el primero de tus amigos

10 junio, 2012

Cuando la amistad tiene posdata




El sosiego interior está dentro de nosotros, aunque no logremos verlo. Así como la foto en la que el agua del mar acaricia en perfecta sincronía  a la tierra.
Del mismo modo que el aire peina a la libertad.
Como el sol del nuevo día que da calor a los sentimientos.

El equilibrio es el arte de construir un puente entre el ayer y el mañana, es saber quedarnos en la línea, justo en la mitad, la que nos señala el hoy, el momento.

La paz interior no es el silencio que queda al acabar la guerra entre mente y corazón, sino la fraternidad que las une y que impide iniciarla de nuevo.

Hay un éxtasis en las rocas de las montañas,                              
Y un placer oculto en las orillas solitarias.

Hay claridad en los ojos de la noche helada,
Que hace prisionera a la luz del alba.

Hay sensualidad en el abismo del sendero que poco a poco se aclara,
Y en la raíz de la verdadera amistad,
Siempre hay una gran posdata.


No era el primer año que experimentaba aquellas sensaciones, aunque si era la primera vez que lo hacía con tanta intensidad.
Acababa de volver de unas vacaciones forzosas en el trabajo, aquello a lo que todos llamamos despido. Entraba una vez más renovada, con ansias de trabajar y superarme en muchos aspectos de mi vida, pero sobre todo con muchas ganas de conocer gente nueva y reencontrarme con toda aquella que ya conocía.
“Para mi el trabajo no era solo un salario, sino un pasaporte pagado para viajar en el tren de la vida”
La vida es un tren que nos da la oportunidad de hacer nuestro único viaje en la tierra. “VIVIR”
Un viaje donde tienes la  oportunidad de conocer gente y compartir todo lo que sabes y has aprendido, y a su vez con la posibilidad de aprender todo lo que te enseñen a ti.
¿Qué sentido tiene si nos sentamos tras el cristal de aquel viejo tren?
¿Qué sentido tiene si solamente vemos el paisaje cercano  a nuestra fiel retina? ¿Qué sentido tiene que ignoremos a  todo aquel que pasa por nuestro lado en silencio o gritando?

¿Qué sentido tiene el negar a una parte de nosotros mismos la posibilidad de crecer y renovarnos?

Un viaje donde harás infinitas paradas en tantas y tantas viejas estaciones, donde habrá pasajeros que suban a tú vida y otros muchos que bajen de ella. Donde un día seremos nosotros los que bajaremos en una de esas estaciones, nuestro billete de vida se habrá terminado y justo ahí nos daremos  cuenta de que no hay trasbordo, no hay más trenes, aquel tren del que hemos bajado para siempre era el único que nos podía pasear por la vida.

TENEMOS QUE DISFRUTAR Y APROVECHAR EL VIAJE, CADA INSTANTE.

No hay que esperar llegar a aquella estación para entender que hay que disfrutar del camino. Que hay que disfrutar todo lo bueno que nos pase, y aprender a sacar siempre la parte positiva de todo lo malo que tengamos que atravesar en la vida. QUE ES AHORA O NUNCA. Que no hay posibilidad de volver a subir en aquel único tren.

Yo soy consciente de todo ello, por eso para mi vivir la amistad como cualquier experiencia sin darle la importancia que posee, es como andar descalza por la arena de la playa sin dejar ninguna huella, un paso vacío, insustancial, un paso en vano donde nadie jamás sabrá que has pasado por allí, nadie podrá seguir tus pasos para bien o para mal algún día, nadie podrá sentir lo que tu sentiste en el aquel camino, nadie aprenderá de ti ni tú tendrás la posibilidad de enseñar nada a nadie. Un paso donde te perderás infinitas sensaciones positivas para ti. Un paso donde negaras a tu ser de montones y montones de sentimientos que dentro de el fluirán a diario.
Y al final de tu paso por la vida, en aquella última estación en la que permanecerás eternamente, nadie sabrá que has existido, nadie recordará quien fuiste, nadie podrá recordarte porque jamás hiciste nada para que eso pudiese suceder.

No, definitivamente no concibo ese paso insustancial por la vida.
La vida es una oportunidad con la que se nos ha dotado y nuestro pago a ese regalo es ser felices, sea cual sea el modo, aunque para mí esa felicidad la siento mucho más cercana si es en grata compañía”.


Con mi entrada en el curro volvieron las habladurías, los comentarios de mal gusto y las pésimas  intenciones por parte de todos esos que por darle algún nombre, los llamaré compañeros inevitables de mi increíble viaje.     Definitivamente jamás entenderán el sentido del paisaje, no disfrutan del traqueteo del tren que a veces nos acerca y otras nos separan a nuestros sueños.
Aún así, esos baches y piedras del camino nos hacen valorar cuando el camino esta totalmente despejado y llano.
Pero no solo volvió la parte negativa, sino también la positiva y que afortunadamente a día de hoy, y espero que por mucho tiempo, puedo contaros. LA  AMISTAD, pero no os hablo de unas amistades cualesquiera, sino de la  VERDADERA AMISTAD.

No he sido agraciada con grandes amistades en mi camino, será porque en realidad hay pocos amigos con los cuales puedes contar más en los momentos malos que en los buenos. Para mi lo más difícil de la amistad no es llegar a ella, sino conservarla para siempre.
La amistad es como el agua del mar, puedes tocarla, impregnarte de su frescura que puedes renovar una y otra vez, sin embargo no la puedes atrapar.
Puedes dejarla que corra por tus sentidos, que sea la responsable directa de muchas de tus emociones, de todas tus sensaciones, puedes dejarla que te estimule en muchos aspectos de tu vida con la intención de seguir adelante y hacer el camino más llevadero, pero jamás podrás atraparla.
Simplemente porque no es tuya, eres dueña de todo lo que te puede llegar a aportar, pero ella en si no te pertenece, porque la amistad CUANDO MÁS CRECE es en esa libertad que necesita y que es su habitad.
La amistad es como el buen vino, valiosos y buscados porque se maduran en las bodegas del tiempo, ese tiempo que te enseña a catarlos y a clasificarlos del resto de los demás.

“Hay que utilizar todos los sentidos en la cata de los amigos, pero en especial uno, el sentido que tiene la amistad, ya que esta da a nuestra existencia otro sentido.
- La vista; El color rojo del cariño nos permite saber la intensidad con la que estamos viviendo esta amistad y así podemos matizarla diariamente.
- El olfato; El que nos permite captar si el aroma que desprenden los demás puede ser volátil o no.
- El gusto; Hay que paladear cada sensación que vivimos y también gracias a ellas sabemos la persistencia que tiene la relación.
- El tacto; Se desarrolla en el corazón, él es que recoge todos los estímulos sensibles.
- El oído; Con la amistad el oído es también uno de los menos presentes, pero gracias a todas esas veces que nos dejan caer en él palabras agradables y cariñosas, podemos definir la densidad con la que el otro nos esta hablando.
En la cata de los amigos, se sirven las oportunidades a menudo, se llena solo un tercio de la ilusión por conseguir sorprenderles. Se observa el cariño desde el exterior hasta el corazón, se acerca a la altura de los ojos para observar su luminosidad y su grado de sentimientos limpios, se huele para ver si esos sentimientos que nos transmiten pueden ser volátiles o no, se agita la copa del magnifico elixir en nuestro corazón, se huele de nuevo, se deja reposar y se vuelve a oler. Luego bebemos solo un poco de este suntuoso brebaje, para apreciar esas dulces sensaciones que nos embriagan. Se toma una cantidad más grande de cariño, se mueve hasta el final del corazón sin tragarlo y se va escupiendo lentamente por cada poro de nuestra piel, por cada gesto para con el otro, por cada mirada, por cada sonrisa, por cada beso, por cada abrazo………………hasta sacar al exterior todos esos sentimientos que componen el magnifico rioja de nuestra amistad.
Yo salgo a menudo en busca del último café-bar abierto, el que nunca cierra, el de los sentimientos. En él cato a menudo mis pocas y valiosas amistades, y os aseguro que la solera que poseen es del rioja más excelente que jamás he probado.
Hay cosas que no se pueden embotellar y la amistad, es una de ellas.                                                                                              

Hay que brindar por lo que sientes cada día, cada instante, sin esperar una fecha en concreto para que ese encuentro pueda llegar a ser algo especial.”

Llego la verdadera amistad a mi vida  e hizo que mi viaje cobrase un sentido especial, un sentido que simplemente se basa en sentir.
Empezó como empieza cualquier relación, te vas conociendo poco a poco, cuentas cosas de tú vida, ella cuenta de la suya (a pesar de que siempre decía que de su vida privada no hablaba, conmigo si lo hacia.) te ríes, sales a dar un paseo, etc.… hasta aquí todo transcurre con normalidad, como en cualquier relación con un vecino, compañero de trabajo, amigo de tu hermano, etc.
Lo que hace esa relación diferente no es lo que haces, sino todo lo que sientes y que en tú interior fluye a diario cada vez con más intensidad.
-         Empiezas a darte cuenta que te importa en verdad el estado de ánimo de la otra persona y te preocupas sinceramente cuando lo pasa mal.                  
-          Le deseas lo mejor, incluso aquello que jamás te atreviste a desear para ti porque pensabas que era demasiado.
-         Le dedicas tu tiempo sin ocuparte del reloj y siempre hay un hueco para ella en tu estresada agenda diaria.
-         Le escuchas e intentas entenderle y cuando no lo consigues del todo, dejas que un abrazo  le de el mensaje que tus palabras no saben mandar.
-         Recuerdas esa anécdota, esa charla que tuvisteis con una sonrisa en los labios que desde ese momento te ilumina la mañana.
-         Deseas verla y compartir con ella todo el tiempo del mundo y cuando descubres que eso es imposible, aprovechas cada instante como si fuese el último que pasases a su lado.
-         Recibes sus consejos con aptitud positiva y abierta a todo tipo de sugerencias, confías al cien por cien en ella y en ti, pero sobre todo en lo que sientes.
-         Le confiesas tus temores, tus inquietudes, tus fracasos sin ningún tipo de reserva.
-         Compartes tus sueños con ella y a partir de ahí, de algún modo empiezas a convertirlos en realidad.
-         Sabes que es una relación basada en el amor pero sin embargo muy diferente al amor de pareja, porque en la amistad no pides nada a cambio, todo es desinteresado por ambas partes, voluntario…
-         Es algo reciproco, donde no solo el recibir de la otra persona llena tu interior, sino también el hecho de dar entregándote cien por cien a esa relación.
-         Es algo que va mas allá de la distancia y el tiempo, algo que una sonrisa o un recuerdo es capaz de acotar esa distancia haciendo que te sientas cerca de la otra persona. Algo donde el tiempo no te hace olvidar ni un solo instante volviéndose tu enemigo, sino que se convierte en tu aliado y te demuestra que vuestras vidas están unidas por un cordón imaginario mucho más fuerte que cualquier contratiempo.
-         La amistad es la convivencia perfecta entre la mente y el corazón.
-         La amistad es algo que no se mide en minutos ni en años, solo se mide en comprensión, colaboración, sinceridad, apoyo  y a golpe de sentimientos.

No soy yo, sino mi corazón el que detecta cuando una relación para mí es diferente, el es el único encargado de avisarme cuando algún sentimiento es más intenso, cuando traspasa esas fronteras a la que a veces nos da miedo asomarnos, tal vez porque nunca estuvimos allí, quizás porque tenemos miedo a sentir de verdad, tal vez por miedo a hacernos daño y que puedan hacérnoslo a nosotros.
A menudo nos mostramos reacios a los sentimientos, los traicionamos negándolos a los demás y a nosotros mismos también. Nos sentimos con derecho a ocultarlos como si en verdad nos avergonzáramos de ello, y cuando por fin podemos hacerlo, voluntaria o involuntariamente, cuando logramos atravesar esos muros de cristal que nosotros mismos levantamos a diario, cuando nuestros sentimientos rebosan llenando al máximo nuestra capacidad de retener, solo entonces surge esa entrega involuntaria donde nos desprendemos de todas esas sensaciones que nos han convertido en personas más humanas, más sensibles, más entregadas……..

Comprobamos que es bueno, que el amor siempre es bueno por si solo porque todo lo que engendra es positivo y sincero, que nunca puede ser malo querer a alguien con intensidad, que el amor es único, uno solo para luchar con tantas y tantas formas de querer, de expresar, de sentir, de adorar, de admirar….

El amor es con diferencia el rey de reyes, es la cumbre de toda montaña rocosa basada en los sentimientos.

Da igual por donde comiences la escalada, todos los senderos de esa montaña, cada roca que encuentres en el camino, cada posibilidad de caer al vacío te lleva a la cumbre, AL AMOR tal y como suena.
Da un poco de vértigo cuando hablamos de amor y a la vez ese amor esta enfocado a una amistad, pero es que lo que hace diferente una relación no es lo que sientes, sino la intensidad con la que lo sientes, lo que esa parte inconsciente de ti pide a cambio y sobre todo como estas dispuesta a expresar esos sentimientos.
Al principio todo se vuelve oscuro, ruidoso, con una parte que te intimida y otra que te renueva, es ahí cuando hay que quedarse con el lado positivo, cuando hay que quedarse en la línea, asomados a esa ventana del futuro pero sin traspasarla, simplemente observando y disfrutando del paisaje, de esa amistad.
Después comienzas a plantearte si el nombre de amistad es el apropiado a todas esas emociones que estas sintiendo, si es adecuado o no que esa forma tuya de querer al otro se llame amistad, en realidad piensas si es necesario complicarte la vida pensando que todo eso que llevas dentro tenga que llamarse de algún modo. Yo pienso que no, que el que tengamos la ideas claras no quiere decir que tengamos que tenerlas clasificadas. Podemos tenerlas desordenadas y dentro de ese desorden tener nuestro propio orden.
Las relaciones con nombre, cerradas al cambio, a los nuevos sentimientos, al puntito de incertidumbre…..
Las relaciones que se niegan  a arriesgar, que no salen de la línea de ese nombre, aquellas donde todo esta premeditado y se sabe lo que va a pasar sin necesidad de vivirlo, están muertas de antemano, son relaciones con nombre pero lo mismo que surgen se desvanecen.

Ahí descubres que no hay que ponerle nombre a las emociones, estas no están echas para ser clasificadas, enumeradas o para llamarlas de algún modo. El verdadero sentido de las emociones es simplemente sentirlas, empaparte de todas ellas y dejarlas que salgan al exterior para poder renovarlas.

Es allí, en la cumbre de esa montaña donde se abren en tú horizonte dos caminos, dos posibilidades de digerir todo esto que llevas dentro. Rendirte o seguir adelante.
Hay  que escoger la opción de seguir adelante siempre,  la más difícil, la decisión del esfuerzo, de los riesgos, pero también la que te da más satisfacciones, la que hace que la relación crezca, engorde, la que  hace que la relación sea mucho más sólida.
Hay que escogerla  con todas sus consecuencias, convencidos de tomar  el camino correcto, seguros de todo lo que llevamos dentro.
Las ansias de compartir estos sentimientos mitigaran el temor a perderlo todo de un plumazo, sin embargo existe la posibilidad.
Es hay en la cumbre de esa montaña donde elijas el camino que elijas se abre frente a ti una posdata en esa amistad, una posdata que delimita un antes y un después.
Un antes por muchas cosas, pero principalmente porque todos esos sentimientos están creciendo en ti hasta limites insospechados, los ves circular por tú interior y algunos incluso no los reconoces, jamás los has visto. Te asusta la idea de saltarte normas dentro de ti, principios que anidan en tú interior desde que subiste al vagón de aquel viejo tren que te pasea.
Piensas……….. ¿Por qué a ti? ¿Por qué de ese modo? ¿Por qué ahora?
Es esa oscuridad compartida y a la vez solitaria la que te hace ver los encantos de la tenue luz, donde una parte de ti más débil se enfrenta a otra parte de ti más fuerte y curtida.
La tenue luz te demuestra que es cierto que no sabes lo que tienes hasta que no lo pierdes, pero también te demuestra que jamás sabrás lo que te estuviste perdiendo hasta que no lo encuentras.

Es esa posibilidad a perder lo que tienes lo que te impulsa a luchar desesperadamente por ello. Porque solo en esa posibilidad de recuerdo vive de verdad lo que sientes por la otra persona, ahí es donde tú alma se quebranta y tú corazón la recompone.
Te demuestras a ti misma que tienes fuerzas para luchar por lo que quieres, que no te vas a rendir, que no abandonarás la batalla hasta que no hayas conseguido tu victoria.
Demostrar que todo lo que sientes es sano, sincero, puro, coherente, que no fue buscado en ningún momento, sino que te invadió por sorpresa y es lo mejor que te pudo pasar jamás. Que principal preocupación es disfrutarlo al máximo.            
También un después, la parte que da nombre a esa posdata abriendo ante ti un paisaje largo y sublime.
A partir de ahí es cuando surge el despertar, un despertar de todas esas emociones donde reconoces a todos y cada uno de los sentimientos que viven en ti, y no los reconoces por su nombre, los reconoces por las sensaciones que te aportan, donde eres capaz de convivir con ellos sin miedo a nada, al contrario, ahora eres tú la que los buscas porque de verdad los necesitas, porque sabes que son buenos, porque te llenan plenamente a través de todo eso que te aportan y que es único.

A partir de aquí tu único objetivo es nutrirlos para que crezcan en ti sin límites mientras tú te alimentas de ellos.

Un despertar que te llena de orgullo al descubrir cuánto es capaz de coger en tú interior, con qué intensidad eres capaz de sentir esas emociones que te mantienen viva, con que facilidad dejan de ser tus enemigos y se vuelven tus aliados en la batalla del amor a los demás. En la batalla de tú amistad con alguien que se vuelve irremplazable en tu vida.

Irremplazable porque aunque sigas conociendo gente nueva, nunca podrás sentir por dos personas lo mismo, nunca dos personas te aportaran las mismas cosas ni despertarán en ti sentimientos con la misma intensidad, nunca tu corazón vibrará lo mismo por ellas y aunque así fuese, cada una te lo daría a su modo.
Por ello no puedes generalizar marcando con un nombre todo aquello que sientes por alguien, pueden parecerse tanto a esos sentimientos que calificarías dos formas de sentir con el mismo nombre y sin embargo te aportarían cosas diferentes, porque en sí esas personas son diferentes.
 Aunque las dos sean amiga tuyas, cada una te dará en cada momento lo que necesitas, lo que tú corazón demanda, será una entrega desinteresada donde tú das sin recibir y ella recibe sin dar, donde esas necesidades no serán iguales porque cada una de ellas llenara dentro de ti gigantescos espacios que permanecían vacíos pero que son totalmente distintos.
Las amistades se parecen entre si porque todas son desinteresadas, espontáneas, todas se viven a tope. Nos dan a entender que los sentimientos escogidos para vivirlas son los mismos, y en cierto modo lo son.
Lo que verdaderamente cambia es la forma de sentirlos, la intensidad con la que transmitimos esos sentimientos a los demás y a la vez la intensidad con la que nosotros mismos los sentimos. Eso es lo que hace distintas a nuestras amistades y también las hace irremplazables dentro de nuestra vida.

No hay nada más gratificante que exponer tú  interior al completo a la luz, tú misma me asombrarás al ver que había mucho más de lo que tú habías podido ver en ti.
¿Hay algo en la vida más hermoso que recibir cariño?
Por supuesto que si, el dar a los demás.

Hay que arriesgarse por las cosas que merecen la pena en la vida, luchar para conseguir nuestros sueños, porque en esa lucha diaria está el aprendizaje que demandamos, todo lo que necesitamos para llegar al final con los conocimientos y la sabiduría que nos hace ricos.
Tenemos que esforzarnos en buscar eso tan positivo para nosotros que es capaz de acariciarnos el alma, que nos realza la autoestima, eso que nos atrae y nos estimula a lo largo de nuestro viaje, aquello que hace que nuestro corazón rebose de emociones buenas, aquello que hace que nuestra ilusión se renueve cada día manteniéndonos a flote, pero sobre todo tenemos que luchar por conservarlo.


Esa riqueza que nos dan los conocimientos y la sabiduría que encontramos en el camino, que da igual de la mano de quien venga, esta  basada en valores, aptitudes, recuerdos y sensaciones positivas que no podremos gastar, traspasar o perder y que nos hace ricos en esencia.
Una riqueza que no se halla en las raíces de ese amor desinteresado, sino en la fragancia que desprende el compartir ese amor.

En la entrega voluntaria de esos sentimientos.

Esta entrega ocurre cuando te has demostrado a ti mismo que en fantasma de tus temores era tu propia sombra, cuando terminas de convencerte que no hay nada de obsceno, penoso ni ruin en esos sentimientos, sino que es todo natural, espontáneo, surge y fluye como el agua.
Nunca podremos escribir en el agua, ni podremos esculpir en ella porque su naturaleza es fluir, el sentido del agua es fluir y alejarse.
Ese es el sentido de los sentimientos, dejarlos que fluyan, que salgan al exterior para que después se alejen, solo así ese espacio que ocupaban podrá ser usurpado por nuevos sentimientos más intensos o menos, pero al fin y al cabo sentimientos renovados.
Tras esa entrega voluntaria te rindes por entero a ellos y sucumbes a fortalecerlos y reconocerlos ante todo y ante todos.
Te sientes estimulada por ellos, sientes que tú espíritu se engrandece y te sientes orgullosa de que aniden en ti. Los cuidas, los mimas y a menudo añoras a la otra persona para expresarlos sea cual sea el modo y el momento.
Destilas amor en todas tus palabras, en el brillo de tus miradas, en los gestos de aprecio, en los abrazos tiernos que se vuelven achuchones porque todos esos sentimientos quieren salir a la vez, en cada recuerdo que te acerca más y más a la otra parte.
¡Los recuerdos! A veces puedes sentir que es triste vivir de recuerdos, que una relación basada en recuerdos puede llegar a extinguirse, que los recuerdos son capaces de limitar sus sentimientos poniendo tope a estas emociones que estas dispuesto a vivir.
No es así, es cierto que el día a día te permite renovar esos recuerdos, te empuja a vivirlo todo más intensamente y genera en ti sentimientos nuevos.
Pero a veces también los recuerdos ayudan a mantener esa relación, donde el día a día escasea, donde cada encuentro te hace ofrecer todo lo que eres, lo que sientes, sin reservas, tabúes ni miedos de ningún tipo. Donde cada entrega es más libre, sincera, donde apuestas todo por vivir el momento, el instante, un instante que es el enemigo publico número uno de los que quieren más.
Momento en el que encuentras el equilibrio y la armonía que tú alma expresa a las puertas  de tú corazón.

Sea cual sea el origen y el destino del amor, el amor es el motor del corazón y del mundo, sin el la vida se paraliza.

Puedes ver a la distancia desde varios puntos de vista, si tu la ves como tú enemiga, quiere decir que tus sentimientos no son tan fuertes como pensabas, que te da miedo luchar contra ellos porque sabes que vas a perderlo todo en esa batalla.
Quiere decir que tú amistad no era una verdadera amistad porque no esta dispuesta a correr riesgos, a pelear por lo que quiere y le interesa, que no esta dispuesta a desprenderse de cosas en la lucha y por supuesto tampoco esta abierta a obtener cosas nuevas.
Quiere decir que la fuerza de esos sentimientos se desvanece delante de tú mirada y de tú vida.

Si lo miras desde el otro punto de vista, el que te acerca a ella en calidad de tu amiga, descubres que la distancia actúa de imán y cuanto más lejos estas de esa persona, más te atraen a ella la fuerza de esos sentimientos.
Tus sentimientos apuestan muy fuerte por ti, saben que no es una batalla fácil, pero sabe que las dos partes están dispuestas a correr riesgos, a perder y desprenderse de tópicos, pero también están dispuestas a ganar cosas desconocidas y a enfocarlas de forma positiva en sus vidas, de forma constructiva y emprendedora.

La amistad es como el agua y el desierto, ambos se necesitan para complementarse.

Es como los Ángeles de una sola ola, necesitas de la otra parte para poder volar.

Es como tus dos pies, ambos con ansias de caminar y enfocados a una misma dirección.

Unas veces caminarás delante para enseñar el camino, dar consejos y apoyar a tú amiga cuando lo necesite, en esos malos momentos por los que todos alguna vez hemos pasado o pasaremos.
Otras  veces caminarás detrás de ella para que sea ella la que te levante y  te anime a seguir en esos malos momentos donde ahora la principal protagonista serás tú. Y otras veces os detendréis en vuestra marcha, las dos a la misma altura, al mismo tiempo, os mirareis y disfrutareis de la alegría y el gozo inmenso de compartir este momento. Recordareis gratamente el camino que habéis recorrido hasta llegar a donde estáis ahora y os alegrareis al mirar hacia delante, al futuro y ver que un gran horizonte se abre ante vosotras y os da la posibilidad de compartir mucho más aún. 

La amistad es como los atardeceres en la playa, tierra y firmamento se necesitan y se complementan llenando espacios entre ellas.
   

La verdadera amistad es una forma de sentirte libre, es un espacio donde puedes ser tú misma, sin miedo alguno, porque si de verdad todos esos sentimientos son reales siempre estaréis dispuestas a luchar por conservarlos.
Es algo que te hace sentir útil, importante, que realza muchas cualidades tuyas elevando tu autoestima por las nubes porque la otra persona las ha descubierto en ti, se ha molestado en destacar en ti esas cualidades y sobre todo las valora a menudo. 

Dicen que quien tiene tres amigos puede considerarse rico, así es como yo me siento, con una riqueza infinita que no nada podrá extinguir.

Tengo la gloria de haber llegado a la cima, a la cumbre de la montaña, del sentir y descubrir que nada es como pensabas o esperabas, sino mucho mejor, algo que jamás imaginaste en tus sueños porque no concebías que aquello podía existir. Y que no solo existe, sino que ese éxtasis vive en ti.
En esa cima, cuando la escalada ha terminado, descubres que ahora  es el momento de comenzar otra escalada a esa montaña imaginaria que se abre paso delante de ti, otra montaña cuya escalada te hará mejorar, superarte en muchas cosas, vivir a fondo la amistad. Una escalada que será la encargada de estimularte y de mantener en ti las ganas de sentir emociones nuevas, de descubrir el corazón de esas experiencias que el horizonte guarda para ti.

Estoy segura de que yo completo ese número, TRES GRANDES AMIGOS, tres amigos a los que conocí en el trabajo, un trabajo que podría ser insustancial, monótono y pedante como todo lo que es rutinario, pero en cambio para mi se volvió un aliciente en mi  vida, una cueva, un refugio donde se pueden hallar tantos y tantos tesoros para conservar y disfrutar.

Cada relación me da emociones parecidas, sentimientos que salen del mismo sitio pero su destino es distinto.
Como cuando lanzas una piedra al agua, todos los tiros los lanzas con la misma ilusión, con el mismo objetivo, ganar.
Sin embargo unos llegan más lejos que otros porque cada uno tiene una intensidad distinta. Aunque tú crees que los lanzas con la misma intensidad, con la misma fuerza, es tú brazo el encargado de limitar esa intensidad.
En la amistad todos los sentimientos salen del mismo sitio, de la fabrica del amor y los sueños, todos los expresas con ilusión de que lleguen a la otra persona tal y como tú los sientes, sin embargo es tú corazón el encargado de limitar la intensidad de exteriorizar esos sentimientos.

Para mi son un trípode, mi trípode espiritual. Los tres son necesarios para mi, entre los tres me dan la firmeza y la seguridad que necesito a la hora de expresar mis sentimientos sin reservas, sin miedos.

A través de ellos puedo ser  como soy en realidad, puedo hacer lo que quiero y deseo a cada momento, aquello que da parte del sentido que tiene mi existencia.
Gracias a ese trípode el telescopio de mi corazón siente las estrellas mucho más cercanas.

- La primera pata de ese trípode me aporta sencillez que es sumamente importante para mí ya que me siento identificada. Sensibilidad y estabilidad al mismo tiempo porque llora conmigo cuando hay que hacerlo y a la vez es capaz de consolarme. Me aporta el apoyo y la fuerza que en mis momentos bajos necesito. Me regala su sonrisa a menudo haciéndome ver que debajo hay un profundo cariño. Me estimula enormemente el hecho de que en cierto modo desconfíe, no de lo que siento por ella, sino de la intensidad con la que lo siento, ya que ello me anima a querer seguir demostrándoselo cada día de mi vida….
Esa famosa meta ficticia que hace tiempo surgió entre nosotras y a la cual no quiero llegar nunca, es mucho más placentero y constructivo luchar y esforzarte por seguir intentando llegar algún día, porque mientras hay camino ante ti, hay oportunidades de compartir experiencias y sentimientos.
Para mi es la pata más sólida porque hemos sido capaces de soportar malos entendidos entre nosotras y a pesar de todo es una amistad que no se ha perdido ni se ha quedado estable, sino que a día de hoy y bajo mi humilde punto de vista sigue creciendo.
También es a la que tengo más cariño porque es la primera que llego a mi  en un momento en el que estaba a punto de definir varios aspectos de mi vida y gracias a ella a sido todo más fácil  y acertado.
- La segunda pata de mi trípode me ayuda a descifrar el enigma de la vida fortaleciendo en mi ideologías que me identifican tal y como soy.
Nos unen sentimientos y además lazos espirituales, es como si cantases tu canción preferida, antes de que ella diga, haga o hable, yo tarareo sus pensamientos y viceversa. Nuestros pensamientos se cruzan y se encuentran a diario mucho antes de que las palabras o los actos lo hagan entre nosotras.
Ella dice que soy esa pieza que encaja a la perfección en su puzzle, la pieza clave que le faltaba, yo sin embargo pienso que ella es la mía. Las dos somos complementarias una de la otra.
Suele dar sentido a todo aquello que no lo tiene para mí, o que a pesar de tenerlo yo no logro encontrárselo.
Es como mi sexto sentido, es algo que se intuye aunque no se hable, somos cómplices de muchos momentos compartidos e independientes.
A pesar de la distancia nos sentimos muy cerca, somos una parte de la otra, basta con un recuerdo agradable para que los kilómetros entre nosotras se diluyan. No hay distancia entre nosotras porque vive en mi interior.
Allí puedo encontrarla cada vez que la añoro o la necesito. Vivimos distantes pero unidas. Vidas diferentes pero paralelas. Nos queremos cada una a nuestro modo pero al mismo son….

Ella es alguien a quien es más  fácil conocer por sus actuaciones y sus miradas que por sus palabras.
Es sincera ya que para mi esa es la primera norma para que la amistad posea fortaleza.
Me da recursos y refugio a tantas y tantas dudas que en mi han nacido.
Su entereza y su lealtad son las culpables de que  confíe en ella plenamente.
Alguien abierta al cambio, a los retos difíciles, alocada y a la vez sensata que sabe dar a la vida su puntito especial….. Alguien que aunque nuestros caminos se bifurquen, caminamos en el mismo sentido, vamos hacia el mismo lugar, luchamos por las mismas ideas y somos grandes admiradoras del misterio……..
El ¿y por qué no…? Se queda pequeño para nosotras.

-La tercera pata de mi trípode da vida a extensas partes de mi ser, partes que hace algún tiempo hubiese dado por perdidas, sin embargo han renacido en mi con gran intensidad.
Alguien que me renueva a diario, siempre para mejorar gran parte de lo que soy, me hace sentirme especial  y útil. Alguien que estimula muchos de mis sueños y comparte conmigo la posibilidad de hacer muchos de ellos realidad.
A su lado todo es posible, puedes embarcarte sin equipaje en el mar de la vida, sin más pertenencias que tus ideas, tus deseos, tus ilusiones, tus sueños, tus próximas vivencias……
Alguien cuya seguridad es patrimonio personal, es la bandera que ondea siempre a simple vista, pero a pesar de ello la comparte transmitiéndola a los demás.
Su apoyo a todas mis ideas respetando como y cuando las lleve a cabo.
Su sensatez a pesar de su carácter alocado, ya que para mi es símbolo de madurez, algo fundamental y prioritario.
Su humildad y su ingenuidad son dos valores a los que tengo envidia sana.
Si tuviese que resaltar una cualidad especifica de todas las que tiene, seria su entrega, algo que como a mi lo hace amante de los momentos compartidos.

Absorbo de cada una de estas relaciones todo lo que me dan, porque es todo lo que necesito.
Intento cada día de mi vida dar a ellas todo lo que soy, todo lo que poseo, como premio y pago a todo lo que recibo, todos los sentimientos que nacieron en mi solo y exclusivamente para esas tres relaciones.

Me niego a que todo se pierda en la nada, me niego a no expresar todo lo que siento, me niego a matar una parte profunda e extensa de mí ser, y violar tantos y tantos principios que me hacen vivir la AMISTAD con ellos intensamente.
Me niego a pasar página sin leerla y releerla atentamente, disfrutando cada frase, cada palabra, cada letra que la vida me ofrezca formando parte de sus vidas, a su lado.
Y en ese dar y recibir me doy cuenta de que aunque algunos de los sentimientos que les doy, de las sensaciones que les aporto, solo yo soy capaz de dárselas a mi modo, solo yo, eso es lo que me hace diferente al resto para ellos.
Esa es la única y gran diferencia de mi amistad con ellos, nos queremos a nuestro modo, ese es el mejor modo que tenemos de querernos.

CUAN BELLO ES EL ARTE DE DAR Y RECIBIR,
CUAN ESTIMULADA, LA ENTREGA DE COMPARTIR.

Con los tres he llegado al equilibrio y la armonía de mí ser. He atravesado esa frontera de lo desconocido, de la batalla de los sentimientos, de las incógnitas y los tabúes.
He vencido el temor de perderlos por darles lo que soy. He valorado todos y cada uno de los baches que encontrado a mi paso y aprendido con ellos a superarme y esforzarme por traspasar esos contratiempos.

Con ellos tres he conocido el verdadero amor desde la perspectiva de la amistad, y gracias a ellos puedo seguir experimentándolo.

Con ellos he aprendido que el afán por conservar era el único que me hacia perder, que la verdadera amistad es libre y es en esa libertad donde crece, se renueva, se intensifica y se expresa.
Es en esa libertad donde la amistad se vive plenamente.

Siempre he pensado que perdía a mis amistades, a menudo me culpaba que saliesen de mí día a día, pensaba que no sabía conservarlas. Hoy se que no era una perdida de sentimientos sino una perdida de intensidad. Si miro dentro de mi, encuentro los mismos sentimientos de entonces, me aportan las mismas cosas que entonces, lo único que cambia es la intensidad con la que siento esas emociones.
En mi sigue estando ese puesto que solo les correspondía a esas amistades por excelencia, un puesto que nadie podrá usurpar en un futuro, porque nadie sabrá quererme como ellas me quisieron, nadie sabrá valorarme como ellas lo hicieron, nadie me aportara las cosas que ellas me aportaron…..nadie.
Siguen dentro de mí y siempre seguirán.
Formaron y seguirán formando parte de mi vida.
Por ello para mi la verdadera amistad no acaba nunca, renace una y otra vez, en cada acercamiento con los protagonistas, en cada recuerdo.
Cuando la amistad se vive con menos intensidad, cuando te distancias de algún modo, cuando la vida se empeña en separarte y de algún modo te distancias hay vuelve ha aparecer otra posdata, otra forma y otra oportunidad de seguir viviendo esa amistad, aunque ahora la vivas sin compartirla, a solas.
Es una puerta abierta, otra posibilidad de no perder todo aquello que tanto te ha aportado como persona y que tan especial te ha estado haciendo durante tanto tiempo.
La posdata es una oportunidad para que esa amistad no se pierda en la nada, no se quede en la parte muerta de tu recuerdo.
Si en una relación ha habido en juego sentimientos fuertes, no se pueden evaporar de la noche a la mañana, es justo que nosotros le paguemos a ese cariño que sentimos, dimos y recibimos en su día, alimentándolo con nuestro recuerdo.
Es necesario que cada vez que sintamos frío o los echemos de menos, nos arropemos con el calor de sus recuerdos y de su cariño. Con ese equipaje que vamos rellenando durante nuestro viaje en la ciudad de la vida.

No es justo pasar inadvertidos y hacernos los duros cuando conocemos a alguien que merece la pena, estamos aquí para aprender y disfrutar de esos regalos en forma de gente buena y humilde que DIOS nos manda.
Yo al menos, procuro no dejarlos escapar.

Con los tres tengo un antes que era necesario para valorar y vivir a fondo esa amistad, para aprender a cultivarla, una fase de conocimiento que me ha hecho engordar y crecer como persona y como ser humano. Que ha sido capaz de realzar muchos valores de mí y engendrar otros muchos que no conocía ni había experimentado. Valores que me han hecho mejor persona con una enorme capacidad para absorber todo lo bueno que esté escrito en mi vida y llegue a ocurrirme. Valores que me han hecho plantearme a menudo que los malos momentos son necesarios para saber apreciar todo lo bueno que nos pasa, para hacernos fuertes y aprender todo lo que la vida tenga que enseñarnos.
La vida nos habla a base de actos, de sucesos, de experiencias.

También tengo un después con los tres ligado a ese antes, una posdata abierta a nuevas experiencias, sensaciones, a nuevas entregas por parte de ambos. Ansias de vivir todo lo que tenga que vivir al lado de ellos. Ganas de exprimir todos y cada uno de los momentos que pueda parar al lado de ellos. Una fase dispuesta a explotar y sacar rendimiento a todo esto que llevamos dentro y que cada día crece más, no me refiero a crecer en cantidad, sino en calidad e intensidad.

“La posdata es el corazón de la carta,
Su alma duerme en el tintero del escritor.”

Esta es mi posdata:

- Hoy, mañana y siempre me concederé  el permiso a mi misma de ser quien soy, de sentir lo que quiero sentir en cada momento, de pensar como pienso y en la gente que pienso, de decir o callar según crea que es lo acertado, de correr riesgos con la condición de hacerme responsable directa de todas y cada una de las decisiones que pueda llegar a tomar.
- Hoy, mañana y siempre el permiso de buscar del mundo lo que creo que necesito. Aquello que mi corazón, mi alma y mi espíritu demandan en cada momento.
No esperaré a que la vida quiera dármelo.
- Hoy, mañana y siempre seré alguien para quien la verdadera amistad es mucho más que una experiencia, un sentimiento, una forma de querer y expresar.
- Hoy, mañana y siempre para mí la amistad será un compromiso, un rumbo, una necesidad, un sueño, un tesoro único, una meta, un aprendizaje, un valor, un camino inevitable que  afortunadamente siempre logra dejarme huella.

Desde aquí, desde mi núcleo interior, quiero mandar dos mensajes a los amigos que conservo y a los que desafortunadamente no puedo conservar con la misma intensidad que antaño.

-         Ni mi mente ni mi corazón, han podido olvidar a los grandes amigos que me acompañaron en su día, viven en mí, en el lugar que cree exclusivamente para ellos.
-         Nunca voy a olvidar a los grandes amigos que afortunadamente hoy me acompañan en mi viaje por la vida, gracias a ellos el paisaje es más bello, más atractivo, el camino es más corto, más llevadero, y esta más lleno de satisfacciones personales.
Gracias a mis amistades mi corazón sigue latiendo a golpe de emociones y sensaciones diversas. Gracias a ellas mi alma y mi corazón siempre permanecerán vivos. Gracias a ellas tengo la suerte de conocer el amor desde otro punto de vista, desde un ámbito desinteresado y sumamente entregado a la increíble relación que si es obligatorio ponerle algún nombre….la llamaremos amistad.
Yo prefiero no buscarle ningún nombre, simplemente quiero y deseo sentir.



CUANDO SE VIVE INTENSAMENTE,
EL LLANTO Y LA RISA FORMAN PARTE DEL CAMINO,
EL LLANTO APARECE SOLO, SIN DARTE CUENTA,
PERO LAS SONRISAS LO DIFUMINAN.
  
A vosotros,  que formáis parte de mi tren, que vais sentaos a mi lado, que disfrutáis el paisaje conmigo, junto a mí.  GRACIAS

¿Cual es vuestra posdata?

49 comentarios:

  1. Hola Amparo ,te conocí a través de Daniel, leí tu comentario que estaba totalmente de acuerdo contigo,me pareció estupendo y muy real como la vida misma. pase a visitarte y con tu permiso me quedo , empece a leer tu post y me parece muy interesante y quiero leerlo despacio.
    gracias de antemano, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de que formes parte de mis seguidores, y mas encantada aún de te haya traído Daniel, espero que te guste mi blog y verte muy seguido por aquí.

      Besos, Amparo

      Eliminar
  2. Muy acertado tu relato.
    Como la vida misma ¡me encantó!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la vida misma Anna, siempre escribo basándome en experiencias y sentimientos que llevo dentro. Bello leerlo!! pero te aseguro que es más bello y emocionante vivirlo.

      Un beso, Amparo

      Eliminar
  3. Hola Amparo, gracias por tu comentario. Por cierto el relato como dice Anna me gusta. He vuelto a poner una foto del faro atardeciendo en honor a ti . Saludos Jesús Conil. gracias por todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia a ti por seguir ahí, al otro lado....

      Saludos, Amparo

      Eliminar
    2. Hola Amparo, muchísimas gracias por tu visita a mi bloc..yo también me quedo aquí, es un placer, y espero que nos visitemos...De paso si tienes tiempo, te invito a mi otro bloc, http://rodaryvolar-carmen.blogspot.com/es un espacio dedicado a poemas todos de mi autoria..Espero que te gusten...Te mando un gran abrazo..

      Eliminar
  4. Hola Amparo, gracias por tu visita a mi bloc, yo también me quedo aquí,y de paso te invito si tienes tiempo a visitar mi otro bloc de poemas de mi autoria,ya que ahora estoy más ahí, debido a la falta de tiempo, espero que te guste...http://rodaryvolar-carmen.blogspot.com/gracias y que tengas una excelente semana..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visitaré tu nuevo espacio, gracias por tu visita.

      Un saludo

      Eliminar
  5. Dices cosas tan importantes, tan bellas tan interesantes, tan grandes, tan...sobre la amistad, que si consigues vivirlas realmente, seras intensamente feliz.Y mi deseo es que lo consigas.
    Me ha encantado lo que has escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las sentí Jorge, es más las sigo sintiendo y conservando mi trípode afortunadamente, no se si alguien como yo que ha logrado experimentar todas estas emociones tiene derecho a pedir algo a la vida, si pudiera, lo único que deseo es seguir conservándolo. Soy intensamente feliz. Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Haces de los medios que te dan color a la vida poesía, es muy bello eso,dice mucho de la belleza que late tu corazón a través de la luz que da amor en tus ojos,te felicito tienes una sensibilidad muy dulce para percibir y hacer ver el amor en la vida de todo...Gracias

    un beso desde Jaén

    Esteban (tete)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Eremoll, es cierto que soy una persona sensible, cualidad imprescindible a la hora de sentir,gracias por atraparlo en mis palabras.

      Cogí tu beso en Jaén
      Amparo

      Eliminar
  7. Sin duda que en la raíz de la verdadera amistad siempre hay una gran postdata. Ecribes desde el corazón, todas tus verdades, con las que me identifico casi en su totalidad. Si creo que andamos arriba del mismo tren.
    Mil gracias por tus palabras bellas del comentario, encontrar personas tan lindas y profundas como tú a lo largo del camino bloguero es una gran compensación, hace que valgan la pena todas la horas que nos sentamos a vaciar nuestras historias. Ojalá que sea el inico de una larga y nutritiva amistad.
    Te dejo muchos besitos anisados, para tus días y para que tengas para repartir por dondequiera que vayas. Me ha encantado conocerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Sara, por supuesto que viajes en mi tren y aunque hace poquito tiempo te tengo un especial cariño, me alegra que podamos compartir formas de sentir.
      El placer de conocerte ha sido reciproco.
      Un abrazo especial, Amparo

      Eliminar
  8. Hermosa entrada, llena de sabias reflexiones sobre la amistad. Que seriamos sin los amigos?

    un abraXo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marilyn por tu comentario, sin los amigos seriamos como un payaso sin pintura, como un trapecista sin red, imagínate sin apoyo en los malos momentos y sin apoyar a los demás, sin sentirnos útiles e importantes.

      Un abrazo enorme

      Eliminar
  9. Hola Amparo

    Me quedé prendada de la visión que tienes de la amistad. Con la extensa exposición has demostrado tu sensibilidad, para mí, muy cabal y certero acerca de la amistad. Es un himno magistral; de conceptos, de sentimientos, de realidades, del alcance y la profundidad de la relación que se da en la amistad. Es un canto a la vida, por que tener amigos es el don más precioso de la VIDA.

    Un abrazo fuerte
    Nos seguimos leyendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Genessis, bienvenida a mi tren, te agradezco enormemente tu valoración sobre algo tan preciado como es para mi la amistad, te deseo que la vida te premie con muchos amigos como los míos.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  10. Hola Amparo, gracias por tu visita a mi blog, y darme a conocer tu espacio impregnado de profundas reflexiones. Es interesante tu texto, leí una gran parte... los amigos sinceros son nuestros ángeles.
    También me quedo y volveré a releer este profundo texto.
    Buen inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa! gracias por visitar mi blog y quedarte entre mis sentimientos, acertada la comparación de los amigos con los ángeles, porque siempre he pensado que somos ángeles de una sola ala y necesitamos a los demás para poder volar.
      Espero tu comentario cuando acabes de leer...

      Buena semana para ti tambien.

      Eliminar
  11. HOLA AMPARO...
    Me gustó mucho lo que leí, gran parte de la entrada...
    particularmente: "disfrutar y aprovechar el viaje"!
    (el secreto esta en valorar)
    que tengas una gran semana
    un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ariel! gracias por tu comentario, efectivamente el secreto esta en valorar lo que tenemos y no desear lo que jamas podremos tener, solo si valoramos, podremos aprovechar y disfrutar este fantástico viaje.

      Un abrazo enorme

      Eliminar
  12. Me gusta tu forma de moldear la realidad, Amparo, tu siembra de raíz en la amistad, tu última posdata.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabías palabras Manuel, que no dejo de llevar a cabo ni un instante.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Amparo!

    Realmente sorprendente tu forma de expresar tanto sentimiento, tanta realidad y tantos sueños... con una fuerza, una mística, y una estética generadas por el valor de escribir...

    Un placer leerte, amiga...
    Besos marinos...

    P.D: La brisa me refresca el rostro desde las ventanillas de tu tren, en el que emprendí el viaje a través de tus paisajes encantados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu manera de percibir mi forma de sentir y pensar, me alegra que estés en mi tren y que estés disfrutando el viaje junto a mi.

      Besos

      Eliminar
  14. Hola Amparo!!
    Quería agradecerte tu paso y tus palabras en mi blog,aprovecho la ocasión para venir y conocerte y veo esta entrada sobre la amistad,que es tan hermosa...y tan difícil al mismo tiempo.
    Los amigos que se encuentran a lo largo del camino,van apareciendo y desapareciendo,es difícil conservarlos,pero lo importante es su recuerdo y lo que dejaron en ti,su huella,al mismo tiempo lo que tú sembraste en ellos.

    Si tú los conservas,te felicito por saber hacerlo,a pesar de las circunstancias que hace que a veces,sea muy difícil tal empresa.
    He visto tu blog de fotografías,los montajes son increíbles,me gustan mucho!
    Un abrazo y gracias por venir a verme!
    Te enlazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estrella!! el único ingrediente para conservarlos es que no mueran en ti, que mantengas esos momentos y esas sensaciones que te aportan y que te dan vida, que te hacen útil e interesante el camino de la vida, si mantienes esos sentimientos en ti, difícilmente saldrán algún día a pesar del camino que tome el destino.

      Gracias por tu comentario y por venir a conocerme!

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Hola Amparo: Concurrí a tu invitación y me agradó leer tu entrada.
    He tenido muchos amigos en mi vida. Los años y el tiempo me fueron robando algunos y hoy que me quedan pocos tengo el enorme placer de hacer nuevos amigos de las personas que visitan y siguen mi blog. Aprovecho si me perites, porque de amistad estamos hablando a Azul,Carmen, Jorge, Marilyn, Genessis, Rosa E. y Estrella. Algunos nuevos y otros viejos amigos.

    Valoro la amistad dentro de estas redes y hasta hace poco usaba de firma al despedirme de un comentario "Tamally maak" Que es árabe y sicnifica "Siempre estaré contigo". No supe preveer que a medida que mi blog crecíera visitar y comentar a cada uno de mis seguidores se haría imposible hoy comento una vez por semana lo más que puedo y que me perdonen quienes me extrañan. pero más no puedo. Igualmente comento sin falta a todo el que me visita. Esos son prioridad.

    Siempre coloco un frase de Nick en mi blog. Al comienzo decía:"Si tienes un amigo visítalo con frecuencia pues las malas hierbas y las espinas invaden el camino por donde nadie pasa" Después la retiré por la inconveniencia de cumplirla.

    Excelente post. Excelentes pensamientos.

    Abrazos

    Daniel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel! Mil gracias por aceptar mi invitación y disfrutar de mi entrada, me alegra que tengas buenos amigos por la red, si es tan complicado encontrarlos en tu día a día, imagínate por aquí, así pues te felicito por encontrar esa gente importante que comparten contigo pensamientos, teorías, formas de vivir y de expresar, que al igual que tú y que muchos tienen algo que contar porque disfrutan con el simple placer de compartirlo con los demás.
      Lamento que no tengas mas tiempo para poder disfrutar a tope de tus seguidores y te felicito por todos aquellos a quien le has dado la oportunidad y han tenido la suerte de encontrate, entre ellos yo, me alegro que te hayas subido a mi tren, que me acompañes en este trayecto, te valoro desde el minuto cero en que vi la imagen de ese guerrero y escuche esa música que me retumba siempre en los tímpanos, supe que algo grande había tras esa cabeza agachada del personaje de tu blog, y estoy encantada de ir descubriendolo poco a poco, con lo cual y aunque no tengo grandes aspiraciones, una de ellas es estar algún lado en esa lista de amigos blogueros que comparto contigo.

      Gracias por tu comentario, lo necesitaba,
      Abrazos, Amparo

      Eliminar
  16. Hola guapa paisana!
    Que no escriba por el Momento,no quiere decir que no venga rauda y veloz,bueno esto último tampoco es tan así,pero sí lo antes posible a conocerte.
    Soy de origen jienense,aunque desde los dos años vivo en Valencia y ya tengo unos cuantos,ja,ja,ja
    Me alegra conocerte y sentir tus letras.
    Porque he sentido esa no batalla, esa confraternidad interna, que debería ser estandarte unánime de este mundo, haciéndolo virar hacia caminos muy distintos de los que parece ir.
    Mantengamos la esperanza de saber ser mediadores amistosos, creadores de lazos irrompibles y duraderos.
    Enganchemos el corazón a sentimientos tan bonitos como la amistad.
    :)
    Gracias por pasarte por mi isla.
    Besos.
    PD:
    Nunca es largo el camino que conduce a la casa de un amigo.
    Juvenal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marinel por tu interés en conocerme,me alegra que podamos compartir nuestra necesidad de compartir mientras escribimos y nuestra tierra, Jaén.
      Encantada de que hayas sentido al leer lo que yo pude sentir en su dia y pude revivir al escribirlo.

      Un abrazo, Amparo

      Eliminar
  17. Hola Amparo: ¡que suerte que me hayas encontrado porque eso me permite ver tu espacio.!Chica he comenzado a leer " cuando la amistad tiene postdata " y se me ha puesto el vello de punta . Esta noche , que es cuando me gusta navegar; volveré y lo leeré despacio. Creo que me engancharé a tus escritos ... un saludo desde ana-reutilizar (Córdoba)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana!! bueno a veces el destino pone gente frente a nosotros y nosotros decidimos sin subirlos a nuestro tren o no, en este caso eres tu la que ha decido subirte a mi tren, así que gracias, espero sea agradable el trayecto.

      Espero disfrutes la lectura y puedas sentir lo que yo experimento cada día..
      Uh saludo, Amparo

      Eliminar
  18. Amparo, gracias por haberme invitado a este blog, y con tu permiso me hago seguidora de él, para seguir tus entradas, porque me encanta tu manera de transmitir, para lo cual, me alegra mucho haberte descubierto a través del blog de Daniel, y te agradezco que hayas tenido el detalle de ir a conocer mi blog y dejar tu cálida huella, gracias, Amparo, y desde hoy, vendré a leer las entradas que publiques, así como será un honor que tú también puedas ir hasta el mío, me alegra haber encontrado un blog interesante.

    En cuanto a tu entrada decirte que la vida es como un tren, en el que vamos parando en las estaciones y aunque esté lleno de despedidas y bajemos de las estaciones o bajen otras personas conocidas, volverán a subir otras y conoceremos a más personas, pero jamás podrán olvidarse a las que pasaron por nuestra vida, porque quedará el recuerdo de todas las vivencias compartidas, algunas con sabor amargo, y otras con sabor dulce, pero cuando ha sido amistad de sentimientos profundos, siempre permanecerá ese lazo unido.

    Un placer, Amparo, haber estado aquí.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, gracias por decidir seguirme, noto en tus palabras que sabes valorar las cosas y la gente que pasa por tu vida, y eso me llama la atención, así que me alegro que estés entre mis palabras porque la mitad son del emisor, pero la otra mitad son de todos vosotros que sabéis leerlas e interpretarlas.
      Me encanto tu blog, ire mas seguido....

      Me dejaste un buen sabor de boca, Amparo

      Eliminar
  19. Hola Amparo. La amistad es una de las pocas cosas que podemos elegir cada uno de nosotros sin que nadie nos lo imponga, sino libremente, elegimos quién forma parte de la historia de nuestra vida y quién sólo pasa de refilón. La vida, que no es más que un viaje, es corto, y de nosotros depende de hacerlo placentero.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola luchadora, gracias por visitar mi blog, me alegro que haya sido de tu agrado, así es, la amistad podemos elegirla, ese es el principal motivo por el que podemos mantener esos amigos, porque nosotros ponemos las normas....
      Encantada de que te subas conmigo en este tramo de camino en mi tren, espero que podamos llegar a mas de una estación juntas.

      Un saludo, Amparo

      Eliminar
  20. Amparo, vengo desde el espacio de Ana a conocer tus blogs. Me ha gustado como cuentas historias y como haces el montaje de tus fotos, como dices, haciendo la realidad a tu gusto.
    Mis raices están en Alcala La Real. Mi abuelo nació a fines del 1800 en Hermita Nueva y yo desde Argentina te saludo hoy.
    Un cariñoso saludo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana, gracias por tu interés sobre mi forma de escribir y también gracias por quedarte conmigo, me hace ilusión que ademas de compartir el mundo bloggero, podamos compartir raíces, por cierto, el acento Argentino me encanta.
      Un abrazo

      Eliminar
  21. Hola Amparo y soy Rosa. Te conozco a través del blog "Escribimos pensamientos", en un poema que le dediqué a María.
    Sinceramente, te felicito por tan maravilloso escrito. Profundo, reflexivo, cierto y del que tanto me ha gustado que lo leeré varias veces detenidamente.
    Muchas gracias Amparo por ofrecerme este blog. En adelante voy a seguirte pues he disfrutado de tan maravillosas letras.
    Disfruta de este día.
    Muchos besos. Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa, gracias por tu interés por mi escrito, y estoy contigo de acuerdo en que es para leerlo y releerlo, son increíbles las sensaciones que aporta solo con conocerlo, imagínate al sentirlo.

      Gracias por quedarte, Amparo

      Eliminar
  22. Lindo tu blog Amparo (ya lo había mencionado) me gustó mucho el contenido de este post porque es a lo que apelamos últimamente, a ser buenas personas, a juntarnos con gente que nos hace bien que nos hace sonreír y con las cuales estaremos muy a gusto, esa visión que tienes de la amistad sinceramente me ha dejado perpleja y anonadada, muchas veces no sabemos ni tenemos idea de como explicarlo, sin embargo, aquí encontré muchas respuestas.....un beso preciosa con todo cariño para ti ^.^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patty, en realidad es difícil definir las sensaciones y sentimientos que te aporta una relación tan pura como lo es la amistad verdadera, el protagonismo es totalmente de los sentimientos y no de las palabras, intenté expresar lo que llevo dentro, no se si di la talla que muchos esperabais, la verdad que gracias a este relato yo también he podido reencontrarme conmigo misma y escucharme, que es muy importante mimarnos, dedicarnos un poquito de tiempo a nosotros mismos.

      Muchos besos, Amparo

      Eliminar
  23. Exquisitamente escrito. Real, profundo verdadero y muy sincero.sentimientos.. y sueños...
    Me ha encantado leerlo, es un placer. con tu permiso me quedo.
    Muchas gracias. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Azul, me alegra que te guste mi relato sobre la amistad, es tan verdadera y único, que muy pocas veces más he sido capaz de experimentar tan bellos sentimientos, soy inmensamente afortunada con lo que tengo, ni puedo ni quiero pedir mas....solo deseo seguir conservándolo.

      Gracias por quedarte entre mis letras que escapan a zancadas de mi corazón.
      Un abrazo, Amparo

      Eliminar
  24. Hola Amparo... tal lo prometido vengo a visitar tu blog y me encanta lo que he encontrado. Un placer disfrutar de tus letras tan sentidas y tan certeras a la hora de la reflexión.

    Un fuerte abrazo, mis felicitaciones y continuaremos leyéndonos!

    aguamarina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y bienvenida a mi espacio aguamarina, por supuesto que nos veremos mas seguido, encantada de que mis letras hallan dejado huella en ti.

      Un abrazo, Amparo

      Eliminar

Saca el escritor que llevas dentro

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...